Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva propiedad tramita el derribo inminente del bloque de “Los Tomelos”

La empresa que ejecutará la demolición ya ha avanzado la tramitación, pendiente solo del abono de la fianza por la ocupación de la acera

El bloque de “Los Tomelos”, el “esqueleto” de hormigón situado en la plaza del Carbayedo.

El “esqueleto” de hormigón que desde hace quince años afea la plaza del Carbayedo, el del bloque fallido de “Los Tomelos”, al fin tiene los días contados. La nueva propietaria tramita su demolición inminente, que ya está avanzada. La demolición tiene informe técnico favorable y la empresa que ejecutará los trabajos dispondrá de la licencia una vez que deposite la fianza por la ocupación de la acera durante la obra, trámite que tiene un plazo de quince días y que ya está activado, confirmaron fuentes municipales.

Como informó este periódico, una inmobiliaria de una entidad bancaria puso a la venta hace un año en 238.800 euros los terrenos que ocupa el “esqueleto” del Carbayedo, estructura que el Ayuntamiento declaró ruina en 2020. El Consistorio llegó a iniciar los trámites para proceder a su derribo de forma subsidiaria, es decir, ejecutando los trabajos correspondientes la administración local y girando la factura a la propiedad.

Finalmente no será necesario ejecutar la demolición por esta vía, ya que la propietaria (una inmobiliaria con sede social en Madrid) ya ha activado la operación a través de una consultoría leonesa, que es la que ha realizado la tramitación en el Ayuntamiento.

El bloque, situado en el número 19 de la plaza del Carbayedo, lleva desde hace más de quince años en “esqueleto”, después de que la constructora que lo adquiriera para su remodelación, Cedur, entrara en quiebra. El inmueble tiene solo los pilares y los suelos de separación de los distintos niveles.

Fue en octubre de 2007 cuando la empresa Cedur obtuvo la licencia municipal para la rehabilitación del edificio. La previsión era construir 15 viviendas, otras tantas plazas de garaje y trasteros, y disponer de 96,89 metros cuadrados de local comercial. En total, cinco pisos más el bajo y el bajo cubierta. El presupuesto de ejecución material era de 450.000 euros y el plazo de inicio de las obras, un año desde la concesión de la licencia. Cedur obtuvo una prórroga de la licencia en 2010, pero la obra nunca llegó a avanzar. La constructora entró en concurso de acreedores y desde entonces el Ayuntamiento tuvo que costear algunos gastos derivados del abandono del edificio, como un desprendimiento de tablones, una actuación de los bomberos y el cierre de los accesos para evitar riesgos. El Consistorio intentó cobrar, por vía ejecutiva, estos gastos a la empresa, pero esta estuvo durante años en paradero ilocalizable.

Durante todo este tiempo, han saltado en varias ocasiones las alarmas en El Carbayedo por incendios originados en el interior del solar en cuestión y el Ayuntamiento también tuvo que tomar medidas para evitar el uso de “Los Tomelos” como albergue pirata, como venían denunciando los vecinos. El efecto más temprano del pinchado de la burbuja inmobiliaria en la ciudad tiene al fin los días contados.

Compartir el artículo

stats