Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto registra en una década treinta escalas de cruceros con 20.337 turistas

Este mes amarrará ante el Niemeyer el “Hanseatic Spirit”, de ultra lujo, cuando se cumplen diez años de un desembarco que hizo historia

Avilesinos despidiendo al crucero “Braemar” en su primera visita a la ciudad. | Ricardo Solís

Diez años se cumplen hoy de un desembarco que hizo historia en Avilés. Aquel 2 de mayo de 2012 el puerto local entró a formar parte de las rutas turísticas en el sector de los cruceros con una escala que años atrás muchos veían un sueño inalcanzable. El “Braemar”, de la naviera Fred Olsen”, surcó una ría que en la década de 1990 era un lodazal y amarró ante el Centro Niemeyer, a cinco minutos a pie del casco histórico de Avilés. Desde entonces, el puerto local ha registrado una treintena de escalas de nueve buques en los que viajaron 20.337 turistas. El tirón creciente de los cruceros en Avilés se vio truncado con la crisis del covid-19 y este 2022 sólo está previsto, al menos por el momento, una escala. Será el 30 de este mes, cuando amarrará ante el centro cultural de la ría el “Hanseatic Spirit”, el tercero de tres barcos de ultra lujo construido para la naviera alemana Hapag-Lloyd Cruises.

Aquel 2 de mayo Avilés escribió un nuevo capítulo de su historia portuaria y ahora se recuerda casi como un día de fiesta. Cerca de un millar de turistas, la mayoría británicos, abarrotaron el casco histórico desde primera hora de la mañana y se despidieron con aplausos de una ciudad entusiasmada con el acontecimiento .Miles de personas se acercaron a los muelles para despedir a los cruceristas, tan sorprendidos como entusiasmados con tanta expectación por su desembarco. Las diez horas que pasaron en Avilés quedaron para la historia.

El sueño de Manuel Ponga lo moldeó otro presidente portuario, Manuel Docampo, y lo heredó Raimundo Abando, al frente de los muelles locales cuando el “Braemar” amarró en la ría. El anuncio de la llegada de los primeros cruceros lo había hecho Docampo el 16 de diciembre de 2010: “Es un día muy feliz e importantísimo para Avilés y el acontecimiento más importante que podíamos dar a conocer sobre la relación puerto-ciudad y que justifica las inversiones que estamos acometiendo”.

Cerca de un millón de euros (981.701,90 euros, concretamente) invirtió la Autoridad Portuaria en acondicionar el muelle sur como dársena de cruceros, una suma que incluye la pasarela peatonal sobre la ría, el jardín japonés y el vial de acceso para facilitar el tránsito de autobuses y taxis, entre otras actuaciones.

En estos diez años han surcado la ría nueve cruceros: “Braemar”, “Balmoral”, “Discovery”, “Black Watch”, “Boudicca”, “Sea Claude II”, “Europa”, “Saga Pearl II” y “Crystal Endeavor”. A finales de mes lo hará el “Hanseatic Spirit”, con puerto de origen en Portugal y destino en el de Hamburgo (Alemania). Los avilesinos podrán ver este año otros dos cruceros en Avilés, aunque estos no traerán turistas. Y es que dos buques amarrarán en el muelle de Valliniello y el de San Agustín para realizar labores de mantenimiento.

En la Autoridad Portuaria avilesina confían en ir recuperando el pulso de los cruceros, con el reto de afianzar la decena de escalas anuales. El puerto avilesino tiene la peculiaridad de ser de los únicos de Europa en los que los turistas desembarcan a unos metros del corazón de la ciudad y viene siendo un reclamo para los cruceros de menor porte, pandemia mediante.

“Larga amistad”

“Desde el comienzo de este tráfico en 2012, el flujo de cruceros fue más o menos constante rondando los cinco anuales hasta que en 2020 (habría sido el mejor registro hasta la fecha con nueve cruceros previstos), a causa de la pandemia, desaparecieron de las escalas de la Autoridad Portuaria de Avilés. En 2021 fue más de lo mismo, de los once cruceros que llegamos a tener previstos, nos quedamos en uno. Este año 2022 que se nos presenta, salvo por las incorporaciones de dos cruceros que previsiblemente vendrán a pasar una temporada larga amarrados a puerto, y que confiamos puedan ser el inicio de nuevos tráficos, quedaremos en una sola escala el día 30 de mayo, aunque todo apunta que será ‘el comienzo de una larga amistad’”, sostiene el presidente portuario Santiago Rodríguez Vega.

Tanto desde el Puerto como desde el sector comercial avilesino valoran la importancia simbólica y de imagen que aporta a la ciudad este nuevo segmento turístico, si bien reconocen que su efecto en la economía avilesina no resultó ser el esperado inicialmente. “Las expectativas se han cumplido en cuanto a promoción y proyección de ciudad pero, para el tejido empresarial, al cocer todo mengua. Creíamos que los cruceristas harían compras y consumirían en la hostelería local, pero esto tipo de viajes vienen con todo incluido y el gasto en la ciudad es mínimo”, defienden desde la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (Ucayc).

Compartir el artículo

stats