Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canales vuelve a ver la luz

El plan de empleo recupera un viejo lavadero utilizado por los vecinos desde el siglo XVIII hasta 1971 en Nembro (Gozón)

Los trabajadores del plan de empleo, con el bebedero ya limpio.

El lavadero de Canales en Nembro vuelve a lucir. Los trabajadores del plan de empleo “Joven ocúpate” han desbrozado el entorno y con su labor, ha permitido visualizar el antiguo lavadero utilizado, principalmente, por los vecinos de Colandrero y Susacasa desde, al menos, mediados del siglo XVIII hasta 1971, año en que se construyó la traída de agua a las viviendas. Lo cuenta Erika Álvarez, presidenta de la asociación cultural “Fumañeda”.

Álvarez confía en que la recuperación del entorno sea total y el manantial “que siempre tuvo mucho caudal según cuentan los vecinos” vuelva a llenar de agua el espacio. De acuerdo al relato de los informantes de “Fumañeda”, el manantial de Canales quedó sin agua a principios del pasado siglo XX, cuando se produjeron unas excavaciones vinculadas a la mina de Cabudo, a un pozo próximo a Susacasa, del que se extraía sulfato de bario. Esa explotación minera permaneció desde finales del siglo XIX hasta los años sesenta del siglo XX. “Los vecinos nos contaban que transportaban el agua en bocoyes, unos barriles de gran tamaño similares a los toneles de sidra”, apunta Álvarez.

Cuando tanto el manantial y el lavadero de Canales entraron en desuso, por la traída de agua que llegó a las viviendas, la maleza comenzó a hacerse fuerte y lo tapó al completo. “Los trabajadores del plan de empleo lo recuperaron y la idea es ponerlo en marcha otra vez y eliminar los sedimentos para que el manantial vuelva a echar agua al lavadero”, explicó la presidenta de “Fumañeda”.

Álvarez remarcó, además, que en un radio de poco más de kilómetro y medio, ya han sido recuperados del olvido tres lavaderos en Nembro desde principios del siglo XXI. El primero fue el de Fombona, hace tres años el de Fumañeda y ahora, el de Canales. “Los tres forman parte del trazado del Camín real que unía Luanco y Avilés y nuestra idea es recuperar ese espacio para que sea transitable, no solo para recuperar un entorno natural sino también etnográfico”, concluyó Álvarez.

Compartir el artículo

stats