Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santarúa, suma y sigue

La sociedad civil avilesina se vuelca en el homenaje del Rotary Club al escultor, incombustible en su faceta creativa

24

El homenaje de Avilés a Santarúa

Vicente Santarúa tuvo que dejar ayer a un lado la proverbial discreción que gasta en su vida ordinaria para corresponder, agradecido y abrumado, a las muestras de cariño y admiración artística que le tributaron las decenas de personas asistentes al homenaje con exposición de obras incluida que organizó el Rotary Club de Avilés, institución de la que fue primer presidente. El acto social en honor de un artista octogenario y considerado uno de los más grandes escultores asturianos se desarrolló en el hotel Palacio de Avilés, donde tiene su sede el club rotario, “un marco incomparable para exponer”, según destacó el propio artista.

Varias de las personas asistentes al homenaje. | Mara Villamuza

Arropando al homenajeado en una tarde tan especial estuvieron la alcaldesa de Carreño –concejo natal del artista–, Amelia Fernández, y la concejala de Cultura de Avilés –la ciudad donde Santarúa desarrolló su carrera–. Y un largo rosario de responsables de instituciones culturales y sociales de la comarca, además de colegas artísticos como Favila, que se tiene por discípulo del “maestro” del cincel, entre otros.

Santarúa, con la presidenta del Rotary Club, Beatriz Ayuso Borges, junto a la placa que deja constancia del homenaje de ayer y del vínculo entre el artista y la entidad. | Mara Villamuza

Para el recreo de la vista, el Rotary Club expondrá durante meses en la segunda planta del palacio Ferrera retratos a carboncillo, óleos y maquetas en bronce de estatuas tan reconocibles y admiradas como la de Woody Allen que decora la calle Milicias Nacionales, el busto del doctor Jiménez Díaz que preside la entrada al hospital madrileño del mismo nombre o la efigie de Philippe Costeau realizada para La Peñona de Salinas. Incluso el boceto completo de lo que debería haber sido el conjunto escultórico de Carreño Miranda de la plaza de Camposagrado, aprendiz incluido.

Vicente Santarúa habló de sus proyectos en marcha, entre ellos un magno mural para su Candás del alma; y manifestó que además de confiar en ampliar su producción proyecta algo revolucionario: estrenarse en el formato digital. Un artista octogenario, pero en sintonía tecnológica.

Compartir el artículo

stats