Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Femiastur, club pionero del fútbol femenino en Avilés, cuelga las botas

La entidad intentó adherirse al Real Avilés como sección propia y no se certificó: “No hubo problemas, solo incomunicación y aislamiento”

Una formación del Femiastur en una imagen tomada en diciembre del pasado año. Mara Villamuza

El Femiastur ya es historia. El club que impulsó el fútbol femenino en Avilés y descubrió el deporte rey para más de un centenar de chicas en sus veinte años de vida, ha decidido “cerrar el chiringuito”. Son palabras de la ya expresidenta del club, Sita Méndez, una mujer que lo ha dado todo por el fútbol femenino desde el 16 de agosto de 2002, día en que comenzó la historia de este club.

Méndez se va con la cabeza alta y con la sensación de los deberes hechos: su club nació para impulsar el fútbol femenino y para dar una oportunidad a la chicas que les gustara el balompié. Y lo consiguió con horas de esfuerzo y empeño, muchas de esas jugadoras militan hoy en otros clubes.

“Antes no había equipos donde jugar si eras chica; antes del boom del fútbol femenino, en Avilés solo estaba el Femiastur, ahora ya hay más clubes”, afirma Méndez, que cita a una de las estrellas que se formaron en su club, María Echezarreta, “Cheza”, que a día de hoy es portera de un equipo en Estados Unidos y forma parte de la Selección Española.

Sita Méndez. MARA VILLAMUZA

La decisión de clausurar esas dos décadas de fútbol femenino en Avilés se tomó hace meses pero no fue efectiva hasta hace días. “Acabamos la Liga y decidimos no jugar el Torneo Federación, que era el 7 de mayo, para no alargar más la temporada”, explica Méndez. Algunas jugadoras lo vivieron con pena por la pérdida de un club “que dio oportunidades deportivas a las chicas y dejó la competición en un segundo plano”.

La historia del último año del Femiastur está relacionada también con el Real Avilés. “Me llamaron con la idea de formar una sección femenina del Real Avilés, y era un proyecto que me convencía; decidimos seguir adelante porque nosotras estaríamos al frente de esa sección”, explica la ya expresidenta del Femiastur. Las semanas fueron pasando y surgió la necesidad de contar con un director deportivo. “Se optó por Ángel González, que estuvo muchos años al frente del Oviedo Moderno, y nos entrevistamos para crear esa escuela femenina en el Real Avilés”, relata Méndez.

Después, en junio del pasado año, el Versalles femenino ascendió a categoría nacional. “Desde entonces comienza el distanciamiento con el Real Avilés”, apunta Méndez. “No hubo ningún problema, ninguna desavenencia, solo incomunicación y aislamiento”, afirma la presidenta del Femiastur.

“Soy consciente de que cumplimos una etapa, de que sacamos adelante un proyecto en el que creíamos y en el que participaron cientos de chicas que antes no tenían un equipo para jugar al fútbol. Hicimos lo que teníamos que hacer cuando lo teníamos que hacer”, sentencia Sita Méndez, que ve con entusiasmo como su apuesta por el fútbol femenino ahora ha cosechado sus frutos y Avilés cuenta con tres clubes con secciones femeninas, cuando antes del Femiastur no había nada.

Sita Méndez seguirá adelante con su empresa dedicada a la jardinería. Tiene once empleados y “mucho trabajo”. No olvida sus veinte años de pasión futbolera en el Femiastur, sino que los recuerda con mucho cariño, con el mismo que le llevó horas y horas para constituir el primer equipo femenino de Avilés, en aquellos tiempos en los que el fútbol de mujeres no salía por la televisión ni estaba de moda.

Compartir el artículo

stats