Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Manuel Montilla “El Langui” | Actor y rapero, clausura el ciclo “Avilés Actúa” de teatro para adolescentes

“Me siento cómodo cuando me siento útil: sobre un escenario o en una película”

“Para mí es muy positivo que los que te han visto crecer ahora sientan orgullo por las cosas que hace uno del barrio como el mío: Pan Bendito”

Juan Manuel Montilla "El Langui" en una imagen promocional

Juan Manuel Montilla “El Langui” (Madrid, 1979) descuelga el teléfono en el aeropuerto de Palma de Mallorca: espera el avión que le lleve a Málaga, que es donde vive. Desde allí volverá a viajar la próxima semana: el sábado que viene clausura la primera edición del ciclo “Avilés Actúa” de teatro para adolescentes que organiza el Ayuntamiento de Avilés.

–Quería hablar de su viaje a Avilés.

–Sí, sí. Espera, que me conecto los auriculares.

–Los adolescentes van a ser sus espectadores.

–Son el futuro. Me encantan actos como estos: donde puedo aportar mi experiencia, vivencias... Todo esto suma en sus propias vidas. Lo que necesitan son referentes, ejemplos, motivaciones distintas... Veo estupendo que todo esto sea además en unas jornadas de teatro. Es fundamental que la cultura y el ocio se organicen con la mirada puesta en los adolescentes.

–Más ahora: cuando los adolescentes parecen marcianos para los padres y estos, a sus padres, ni le cuento.

–Siempre ha pasado: no sólo en este momento. Seguro que cuando tenías 14 o 16 años tú eras un marciano para tu padre: no había acercamiento. Llegabas: “¿Cómo estás?” “Bien”. Los adolescentes se apiñan con los amigos del barrio, con los compañeros del colegio para solucionar los problemas del día a día. Pero eso que te sucedía a ti, también pasa ahora.

–Entre otras cosas va a entregar un premio al grupo de teatro “Nova”.

–Es fundamental reconocer públicamente el trabajo de grupos de teatro como este de Avilés [lo promueven la asamblea de la Cruz Roja y el servicio de Salud Mental de Avilés]. Lo que hacen se tiene que normalizar y qué mejor manera que a través del teatro.

–Músico y actor. ¿Dónde se siente más cómodo?

–Me siento cómodo cuando me siento útil: sobre un escenario o en una película. Así que, las dos cosas las hago con gusto porque la actuación y la música se complementan.

–Me llama la atención que después de decir “El Langui” salga siempre su barrio.

–Cuando yo era niño, mi barrio salía en los medios de comunicación por una nueva redada contra la droga, por un tiroteo. Pan Bendito, ¿qué habrá pasado? Te hablo de los años ochenta y noventa. Pero, de repente, formamos “La Excepción”, el grupo que todavía sigue siendo el mío. Y la noticia era el nuevo disco, el nuevo libro del “Langui”, la nueva serie de televisión. Cambió el rol. Para mí es muy positivo que los que te han visto crecer ahora sientan orgullo por las cosas que hace uno del barrio.

–Ahora vive en Málaga.

–Pero no dejo de ir a Pan Bendito. Allí está la Asociación sociocultural “A mí, no me digas que no se puede” y también el club de fútbol: el Atlético Pan Bendito. Todos los niños y niñas del club están becados. De otra manera no podrían hacerse con la equipación. Vivo en Málaga, pero no hago más que subir y bajar: de Madrid a Andalucía y al revés.

–En 2009 se llevó sus dos Goyas por su trabajo en “El truco del manco”.

–Pues mira: fue el reconocimiento al trabajo que habíamos puesto para que la película saliera adelante. La lucha fue continua. Me dieron El Goya al actor revelación y también el de mejor canción.

–Sus dos profesiones.

–Sí. Recuerdo esa noche como una de las más bonitas.

–La televisión se ha hecho su amiga últimamente.

–Estuve en “Cuerpo de élite”, en “El chiringuito de Pepe”... Me gusta mucho trabajar para la televisión: estás un tiempo largo con lamisma gente, terminas, se deshace el grupo y luego puede ser que te encuentres con algún actor anterior, con algún técnico. Molan estos tipos de encuentros. Es lo mejor.

Compartir el artículo

stats