Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un beso de alegría por los güelos de Castrillón

Paco Villanueva y Amalita González, de 97 y 99 años, reciben el galardón anual a los mayores: “Estamos muy contentos”

Paco Villanueva acaricia a Amalita González nada más verse en la carpa del mercado de San Isidro de Piedras Blancas. María Fuentes

“Estamos muy contentos”, expresaron Paco Villanueva Fernández y Amalia González Fernández, Amalita, los güelos de Castrillón, poco antes de que la alcaldesa, Yasmina Triguero, anunciara que ese acto era el “más importante” de las fiestas de San Isidro. Nada más que Villanueva vio a Amalita, sentada en silla de ruedas, le acarició y le dio un beso en la frente.

Paco Villanueva Fernández es de La Llada, aunque pasa temporadas con uno de sus tres hijos en su casa de Luarca. “Me dediqué a muchas cosas, empecé como pinche a los 14 años”, afirma. Trabajó en la Real Compañía de Arnao como analista de laboratorio y luego pasó a formar parte de la plantilla de Asturiana de Zinc. Tiene 97 años y vitalidad, camina ayudado por un bastón y ayer estaba preocupado por “su” Sporting de Gijón, que al final ganó al Girona arrancándole otra sonrisa, y no fueron pocas las de ayer. Lee el periódico y hasta hace dos años atendía también la huerta familiar.

Amalita González es natural de Viavélez (El Franco) y lleva dos años en la residencia El Villar. El 25 de septiembre cumplirá cien años. En su larga vida se dedicó a los cuidados, a la casa, a la familia y su huerta y animales. González fue acompañada ayer de su familia más cercana y de sus dos bisnietos, Martina y Mateo Álvarez, que calificaron de “genial” el hecho de que su bisabuela fuera condecorada. “No era nada y mira ahora lo que soy”, señala la homenajeada que aún mantiene fresca la ironía.

Tras las pertinentes palabras, Yasmina Triguero, entregó una maqueta de un hórreo a cada uno de los galardonados y también un reloj. Ambos distinguidos celebraron los galardones con sus convecinos. Después, la fiesta de San Isidro continuó con una verbena amenizada por la orquesta “Los Players”.

Compartir el artículo

stats