Agentes de la Policía Local de Avilés intervinieron ayer, a las 11.00 horas, en la avenida de La Grandiella, con un vehículo ocupado por tres personas, resultando del registro realizado entre las pertenencias de uno de ellos el hallazgo de varias cajas de medicamentos, siendo mayoritariamente todas ellas de un conocido medicamento cuyo principio activo es el “clorazepato de dipotasio”, un ansiolítico derivado de las benzodiacepinas. Se intervinieron 385 pastillas.

 

"La posesión de estos medicamentos, sin prescripción facultativa, conllevó a la detención de esta persona, un varón ovetense de 55 años, que ha pasado a disposición judicial como presunto autor de un delito contra la salud pública con relación al manejo de medicamentos que carezcan de la autorización exigida por la ley", explican medios policiales.

 

La necesidad de la preceptiva prescripción facultativa (receta médica), y el hecho de la posesión del hallazgo intervenido al margen de los canales e indicaciones legalmente autorizados por la Agencia Nacional del Medicamento, la Ley 14/1986 General de Sanidad y el Real Decreto Legislativo 1/2015, contraviene de facto la normativa que establece la custodia, conservación y dispensación de medicamentos de uso humano, restringida al exclusivo ámbito de las oficinas de farmacia y similares organismos oficiales, según explican desde el cuartel de José Cueto.

 

El consumo de medicamentos del grupo de las benzodiazepinas afecta principalmente al sistema nervioso central y el mezclarlo con otro tipo de drogas como alcohol, hachís o inhalantes "puede potenciar los efectos y constituir un serio atentado a la salud pública, por lo que se advierte a la ciudadanía de la extrema peligrosidad de su consumo, de los problemas secundarios que acarrea en el ámbito psíquico y que puede llegar a suponer el padecimiento, entre otros, de alucinaciones y conductas psicóticas".

 La pasada madrugada, en otro orden de cosas, los agentes detuvieron por un presunto delito de violencia de género a un varón de 45 años, vecino de Avilés, tras haber agredido a su pareja, una vecina de Santander de 47, en el domicilio de ésta.