Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De acero a hidrógeno verde: quién es quién en el cásting del aluminio

Seis compañías han destapado sus cartas, desde la llegada del administrador concursal, para adquirir la planta de San Balandrán

Instalaciones paradas de la fábrica de Alu Ibérica. MARA VILLAMUZA

La llegada del administrador concursal, a finales del pasado año, para liquidar Alu Ibérica, activó los relojes de la cuenta atrás y también la aparición en escena de asesores y empresas, hasta una veintena, para hacerse con la planta de San Balandrán. El Ministerio de Industria mantiene, al respecto, que se viene trabajando “intensamente” en la búsqueda de una alternativa industrial que dé salida a las instalaciones de Alu Ibérica en Avilés.

“Diez empresas han mostrado interés” en resucitar la actividad de la planta de San Balandrán. De estas diez, añaden desde el Ministerio, sólo cuatro podrían materializar su proyecto. Las seis que han puesto sus cartas sobre la mesa en el nuevo ‘cásting’ del aluminio son: Trafigura, Ignis, Aludium, Sidenor, una ingeniería especializada en hidrógeno verde avalada por un fondo asiático y la avilesina Windar.

Trafigura es un conglomerado internacional, radicado en Singapur, que se dedica a la comercialización de todo tipo de materias primas. Es el propietario de mayoritario del productor europeo de cinc Nyrstar, competidor de Glencore en Europa. A ojos del Gobierno sería la que presenta mayores opciones. Otra empresa interesada es la renovable Ignis, creada en 2015, que ha crecido en muy poco tiempo, y que actualmente, suma 300 empleados.

Aludium es la otra aluminera presente en la terna de candidatos para hacerse con las instalaciones. Se trata de una filial de Atlas Holding que es propietaria de las plantas de que Alcoa había vendido en 2014 en Amorebieta (Vizcaya), Alicante y Francia.

El grupo Sidenor, por su parte, quiere desarrollar un proyecto de refusión de aluminio. Son especialistas en acero, pero su interés por San Balandrán radica en su deseo de expansión –y diversificación– de su negocio tradicional.

También ha puesto sus ojos sobre los terrenos y edificios de Alu Ibérica en Avilés un fondo de capital riesgo asiático –cuyo nombre no ha trascendido– con interés en desarrollar un negocio de explotación de hidrógeno verde de la mano de una ingeniería. Y la avilesina Windar, uno de los tres mayores fabricantes del mundo de torres eólicas, estudia como los anteriores asentarse en las naves de Alcoa para su crecimiento.

Compartir el artículo

stats