Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura de pasar por el quirófano: 12.033 euros por una prótesis de pene

El Sespa tarifa las intervenciones que se realizan en el Hospital de Avilés: la más económica es la extracción de una uña, por 105 euros

Fachada principal del Hospital de Avilés. RICARDO SOLIS

Los cirujanos del Hospital de Avilés practicaron el año pasado un total de 3.780 intervenciones quirúrgicas, una cifra que se asemeja a las registradas antes de la irrupción del nuevo virus. Aunque los enfermos no recibieron factura, cada intervención tiene un coste que asume el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) fruto del convenio que mantienen desde 2003. De acuerdo a las tarifas vigentes para este año, una prótesis de pene, de la que se benefician, por ejemplo, pacientes oncológicos, cuesta 12.033 euros. Es la intervención más cara de un listado que incluye gran variedad de patologías, pero que resulta menos frecuente que los implantes de prótesis mamarias tras mastectomías por cáncer de mama.

Entre las más económicas está la extracción de uña o la biopsia de piel y tejido subcutáneo, con un precio de 105,78 euros.

Las tarifas por procedimientos quirúrgicos incluyen las consultas previas y posteriores a la intervención que sean necesarias, las pruebas y estudios preoperatorios que se estimen los facultativos, todos los gastos derivados del proceso asistencial incluidos los implantes, prótesis y demás material e instrumental preciso para la realización del procedimiento quirúrgico así como los impuestos, tasas y demás cargas legales establecidas o que pudieran establecerse durante la vigencia de las mismas.

El convenio entre el Sespa y la Fundación Hospital de Avilés, entonces con Luis Gago como director-gerente, recoge también que, en caso de que a un paciente se le practicase más de un procedimiento, el importe a facturar será el correspondiente al cien por ciento de la primera intervención, al cincuenta por ciento de la segunda y el 25% de la tercera.

Una de las cirugías que lleva a más pacientes al quirófano del Hospital de Avilés es la de cataratas. Esta intervención suma 800 euros por ojo operado. Otra operación común es la de varices de miembros inferiores: si es unilateral tiene un coste de 1.067 euros, si es bilateral asciende a 1.200 euros. La escisión de hemorroides está tarifada en 885 euros y la vasectomía en casi trescientos euros. En la categoría de traumatología los precios son algo más elevados: una artrodesis de columna o fusión vertebral asciende a 10.000 euros, la escisión de los popularmente conocidos como “juanetes” cuesta 950 euros y la sustitución total de cadera algo más de 4.000 euros.

En otra categoría figura, por ejemplo, el implante mamario unilateral (incluida prótesis) que tiene una tarifa en el centro sanitario de Cabruñana de 1.028 euros o la reconstrucción de mama, que suma 3.120 euros.

El coste total previsto en concepto de actividad asistencial para este año, hasta el 31 de diciembre, asciende a 9.068.375 euros, una cantidad que se pueden incrementar hasta un cinco por ciento “si como consecuencia de nuevas necesidades asistenciales se produjera un aumento de la actividad prevista y siempre previo acuerdo con el Hospital”.

El presupuesto destina casi 5 millones a procesos de geriatría y 3,4 a procedimientos quirúrgicos siendo el montante más elevado para las intervenciones de oftalmología seguido de cirugía plástica, vascular, traumatología y urología en última instancia. Para las consultas están reservados 214.149 euros. La primera consulta de alergias tiene una tarifa, por ejemplo, de 35,45 euros. Para pruebas diagnósticas el presupuesto es de 640.843 euros. En este caso, por poner otro ejemplo, una ecografía tiene un precio de casi 50 euros y una densitometría de treinta.

En el Hospital de Avilés, con una plantilla que ronda las 120 personas entre el personal sanitario y no sanitario, hay actualmente noventa camas en funcionamiento, de las que ochenta están destinadas a pacientes de geriatría y diez son de corta estancia quirúrgica. Para desarrollar la actividad, en el centro de Cabruñana hay dos quirófanos y ocho salas de consulta.

Además, de casi 4.000 intervenciones quirúrgicas, por el centro sanitario avilesino pasaron el año pasado un total 17.195 personas por consultas externas. Se incrementaron además hasta 6.674 las consultas vinculadas al convenio singular de pacientes de geriatría, destacando alergia y agudeza visual que suman de cuatro mil atenciones.

La actividad del área de pruebas diagnósticas registró también un incremento muy importante, pasando de 10.595 pruebas en el año 2020, a 14.231 en el año 2021, recuperando la tónica habitual.

El servicio de rehabilitación también aumentó su actividad. Este equipo presta apoyo a una de las actividades fundamentales del Hospital, el área geriátrica, y tiene como misión la de recuperar o preservar la capacidad funcional de las personas mayores ingresadas. La actividad se centra en las sesiones de fisioterapia realizadas a los pacientes ingresados.

En el año 2021 se observaron incrementos de actividad del 25% con respecto al año anterior: 813 pacientes ingresados frente a 655; 569 pacientes nuevos frente a 453 de 2020 y 5.783 sesiones en 2021 frente a las 4.453 de 2020.

Atención psicosocial

El equipo de atención psicosocial, de nueva implantación, fruto del convenio suscrito con la Sociedad de Geriatría y Gerontología del Principado, sumó 925 intervenciones, de las que 464 fueron a pacientes y 278 a familiares. Este equipo desarrolla el Programa para la Atención Integral a personas con Enfermedades Avanzadas y, entre otras cosas, contribuye a la mejora de la calidad de vida de estas personas mayores complementando la atención sanitaria.

También establece procedimientos destinados a garantizar apoyo social y emocional a los y las pacientes, así como a las familias y a los profesionales clínicos.

En 2021 se produjeron 1.116 ingresos de Geriatría, mostrando una recuperación con respecto al año 2020, aunque el impacto de la pandemia siguió presente a lo largo del ejercicio. Estos ingresos generaron 16.359 estancias durante el año pasado.

Otra de las novedades del centro en 2021 fue un programa enfocado a mejorar la alimentación de las personas mayores. “Esta iniciativa, que ha buscado seguridad y calidad, ha sido multidisciplinar y han intervenido profesionales de nutrición, enfermería, medicina, cocina y gestión. En ella se han adaptado las dietas a las personas mayores, se han elaborado los menús con productos de temporada y de proximidad, se han adquirido carros térmicos y se ha realizado el emplatado en el área de cocina”, explican desde la Fundación.

Para el año en curso se prevén inversiones por importe de 169.208,76 euros, entre las que destacan la adquisición de un microscopio (77.440 euros), un lavavajillas de doble capota y complementos (27.829) y tres monitores de tensión arterial (12.042).

Compartir el artículo

stats