Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La luanquina María Secades y Víctor de Lerma se dan el “sí quiero” en una boda de ensueño

El empresario Pepe Secades apadrinó a su hija, que vistió un espectacular vestido de Redondo Brand

18

En imágenes: la boda de María Secades y Víctor de Lerma María Fuentes/ Marcos León

“Tenemos un vínculo especial y me hace muy feliz llevarla al altar”. Son las palabras de un padre emocionado horas antes de entrar ayer de tarde por la puerta de la iglesia de Santa María de Luanco dando el brazo a su hija vestida de novia. Ese padre es Pepe Secades, empresario luanquín que en tiempos tuvo responsabilidades en el club náutico local y que goza de gran popularidad en Gozón, amén de ser uno de los principales embajadores turísticos del concejo. Y esa hija es María Secades Carrasco, de 32 años, que se casa enamorada con Víctor de Lerma Remón, natural de Logroño.

La boda, más allá de la intimidad familiar, fue todo un acontecimiento social. Decenas de vecinos de Luanco se acercaron al templo de la villa para testimoniar con su presencia los buenos deseos para la pareja y también, por qué no, para ver lo guapos que iban los novios y demás invitados.

Entre la nómina de invitados estuvieron el fundador de Kiss Radio, Blas Herrero; el bodeguero Juan Muga y el chef Andrea Tumbarello.

decoration

Entre los asistentes a las nupcias y posterior convite –celebrado en el palacio de La Concepción de Gijón y servido por Deloya– estuvieron, entre otros, el empresario radiofónico Blas Herrero, muy amigo de la familia Secades; el bodeguero Juan Muga, cuyo apellido da nombre a un prestigioso catálogo de vinos; y el chef italiano Andrea Tumbarello, maestro del que María Secades aprendió técnica y amor por la cocina para fundar el restaurante que regenta en Luanco con el nombre Di Maria.

Los novios ya tuvieron un primer contacto con los invitados la noche del viernes, en el curso de una animada preboda organizada cerca del muelle de Luanco. En esa velada ya se produjeron los primeros brindis a la salud de la pareja casadera y los primeros guiños a la posibilidad de que pronto proporcionen descendencia. 

La boda propiamente dicha estaba programada para las 5 de la tarde de ayer, y se desarrolló bajo un sol radiante que todos los invitado agradecieron. La novia lució un espectacular vestido de la colección nupcial de Redondo Brand (del creativo de moda Jorge Redondo); ya tras el banquete, se había de cambiar para lucir otro modelo de fiesta de la misma casa, una de las que triunfó en la última edición de la pasarela Mercedes Benz Fashion Week de Madrid.

María Secades y Víctor de Lerma se conocieron hace cuatro años en Madrid gracias a unos amigos comunes. En sus planes inmediatos está mantener su actual esquema de vida: pasarán los meses de verano en Luanco, donde la novia atiende el restaurante italiano que lleva su nombre, y el resto del año se dedicarán desde Madrid a otras actividades. El novio trabaja en una empresa puntera proveedora de servicios basados en la movilidad. 

Compartir el artículo

stats