Urgen una escollera que termine de una vez con los sedimentos en el puerto de La Arena

Pescadores y deportivos celebran el dragado del estuario, aunque dudan de la eficacia a largo plazo: “Las corrientes reproducirán el problema”

Embarcaciones amarradas en el puerto de La Arena. | P. S.

Embarcaciones amarradas en el puerto de La Arena. | P. S. / I. García

I. García

Los pescadores y los propietarios de embarcaciones deportivas de La Arena se han dado la mano para reclamar una escollera que termine por fin con la acumulación de sedimentos en el entorno del puerto. El anuncio del Principado para llevar a cabo un nuevo dragado para ganar calado en la desembocadura del río Nalón provoca una alegría parcial, porque como explica el patrón mayor de la cofradía de pescadores, Eloy Sopeña, “no es conveniente gastar cada año o dos años 450.000 euros –que es el presupuesto para el próximo dragado ya en proceso de licitación–, vale más que hagan las cosas bien una sola vez”.

José Carlos Álvarez, más conocido como “Panera”, mantiene una opinión similar. Defiende la construcción de una escollera “que a su vez podría servir de base para la creación de un futuro puerto” en La Arena. “Van a gastarse otra vez 450.000 euros en el dragado y la erosión seguirá dándose. Convendría entonces construir una escollera que evite al máximo la acción de las resacas”, remató el socio fundador del Club Náutico de La Arena.

Esas afirmaciones, las de Sopeña y las de Panera, se suman así a las del alcalde de Soto del Barco, Jaime Menéndez Corrales, que defendió el dragado porque resolverá el problema de la acumulación de áridos en los pantalanes de manera provisional; sin embargo, incidió en que más tarde o más temprano, la acción del río y las corrientes marinas derivarán en el mismo problema que se intenta corregir. ”Es pan para hoy y hambre para mañana”, resumió Corrales.

Suscríbete para seguir leyendo