Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain alerta: corre peligro la inversión en el horno si hay conflictividad

Los sindicatos CC OO y SOMA-FITAG-UGT rechazan el expediente temporal y el anuncio de los despidos: “Llevan años minimizando la fábrica”

El horno del departamento de Glass de la planta de La Maruca.

La convocatoria de huelga en las plantas de Saint-Gobain Cristalería de Avilés y de Arbós, en la provincia de Tarragona, sigue en pie. Durante un par de horas, ayer, la dirección del departamento de vidrio de automoción y los representantes de los sindicatos que componen el comité intercentros (UGT, CC OO, CSI y CGT) discutieron en Madrid la posible solución del conflicto abierto por la compañía el pasado día 2 (congelación de los contratos de toda la plantilla de Sekurit durante 12 días por un lado y despidos de 42, por otro). Y el resultado del encuentro se cerró con un desacuerdo.

La empresa rechazó la convocatoria de huelga, sobremanera, “cuando ni siquiera se ha empezado la negociación”. Además alertaron sobre la posible anulación de “una inversión potente en el horno en breve” por causa de la conflictividad generada por las decisiones en la división de parabrisas y la reacción subsiguiente de la parte social. Y es que la dirección del departamento de Glass –que no está afectado ni por la congelación de los contratos, ni por el anuncio de despidos– se muestra “preocupado”, de hecho, señalan desde la compañía: “Hay bastante desconcierto porque no se entiende por qué hay que poner en riesgo un negocio que está empezando a levantar cabeza”, añadieron desde la empresa. “La conflictividad puede hacer que la inversión se pueda ver afectada”, resumieron.

De hecho, la preocupación de los responsables de Glass es superior (veinte días a partir de las seis de la mañana del próximo domingo). “La dirección hace un llamamiento para que las próximas jornadas se desarrollen en un clima de responsabilidad tal y como es el proceder habitual. Por último, Saint-Gobain Glass manifiesta una vez más, su solidaridad en este proceso, deseando se desarrolle en un clima de diálogo constructivo para conseguir un acuerdo”, señalaron en un comunicado.

Tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, hace un mes dos altos directivos de la central de inversiones de la multinacional (en París) visitaron las instalaciones avilesinas de Saint-Gobain Cristalería y recibieron explicaciones por parte de la dirección del centro sobre los números del complejo industrial avilesino: seguridad, rentabilidad, calidad, necesidades de inversiones y mejoras en diversas instalaciones.

Señalaron principalmente la necesidad de un nuevo horno(el que hay tiene corta vida útil): tamaño, capacidad, modelo, fuentes de energía, emisiones, costos... La dirección defiende que sea un poco mayor que el actual y que se alimente de energía renovable.

Damián Manzano y José Luis Alperi, los secretarios generales de CC OO de Industria y del SOMA-FITAG-UGT, explicaron a todos los grupos parlamentarios (menos a Vox) la situación abierta en La Maruca. Los dos coincidieron en el diagnóstico de la crisis: “Llevan años minimizando la fábrica”. Y pusieron como ejemplo “el desmantelamiento del departamento de I+D hace diez años y el traslado de producción al norte de África”.

“Ahora nos plantean un ERE que sólo tiene un objetivo: reducir la plantilla por una reducción coyuntural de caída de ventas”, señaló Manzano. Alperi, por su parte, recordó que la empresa: “No vamos a firmar un cheque en blanco a la empresa. Hicimos los gestos que había que hacer durante la pandemia, la empresa se benefició de las medidas sociales del Estado y ahora sale con los despidos. Si quieren doblegarse ante las exigencias de un fondo que es accionista que no lo haga a costa de los trabajadores”, destacó el responsable de SOMA-FITAG-UGT.

La congelación de los contratos de los trabajadores –el ERTE– es para los dos representantes sindicales “algo innecesario”. Y lo es porque consideran que hay “bastantes medidas” antes de los despidos temporales.

Alperi puso sobre la mesa, por ejemplo, “cambiar la parada programada de noviembre” al momento presente. “Hay muchas alternativas: sólo hay que tener un poco de flexibilidad”, apostilló Manzano.

Los despidos son algo que los dos líderes sindicales asturianos rechazan de plano. “No sobra nadie en Saint-Gobain”, dijo Manzano.

“La empresa tiene capacidad suficiente para unirse a la alianza del HyDeal, es decir, para sumarse a la producción de hidrógeno verde y colocarse en el futuro, de acuerdo con lo que señala la agenda de descarbonización”, apuntó Alperi, quien anunció que los partidos asturianos con representación en el europarlamento elevarán la crisis a Bruselas.

Compartir el artículo

stats