Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exigen al PSOE de Avilés concretar el coste de indultar uno de los gasómetros de Baterías

El PP pide conocer las condiciones económicas antes de firmar el convenio con Sepides y Cs acepta “siempre que no suponga gasto adicional”

Instalaciones de Baterías, con el gasómetro al fondo. | María Fuentes

La decisión de convocar o no un concurso de ideas antes o después de la cesión del gasómetro indultado de Baterías por parte de Sepides al Ayuntamiento de Avilés avivó ayer el debate en la reunión convocada por el concejal de Desarrollo Económico y portavoz del gobierno local, Manuel Campa, para desentrañar con los portavoces de los grupos municipales los pormenores de la propuesta de reforma del plan urbano que presentó la sociedad pública Sepides para desarrollar el área como parque empresarial. Fue a finales de marzo pasado cuando el Ayuntamiento solicitó formalmente a Sepides la cesión del gasómetro Este para su conservación. El gobierno local está interesado en suscribir un convenio urbanístico que debe regular los derechos y obligaciones que ambas entidades deben asumir voluntariamente; una para el mantenimiento y otra para la cesión de este equipamiento.

Ante lo inminente del trámite, Campa explicó a los grupos de la oposición que se negociarán los términos de la cesión y posteriormente se convocará un concurso de ideas para ver qué hacer con el gasómetro. El edil no adscrito y exconcejal del grupo de Ciudanos, Javier Vidal, insistió que el orden de esos trámites debería ser inverso: primero el concurso de ideas y, posteriormente, el convenio de cesión. El PP también preguntó en la reunión de ayer sobre las condiciones de ese traspaso, “por lo que puedan suponer para el Ayuntamiento económicamente”, pero, como explicó la portavoz, Esther Llamazares, “no han podido decirnos nada porque parece que aún se está negociando”.

“Es de sentido común conocer antes qué se quiere hacer con él”, insistió Vidal. La previsión del gobierno local es avanzar en la tramitación del plan para que pueda superar el trámite de aprobación inicial en el pleno de agosto.

Por su parte, el grupo de Ciudadanos anunció que va a apoyar la propuesta de reforma del plan urbano que presentó la sociedad pública Sepides para desarrollar el área de Baterías. El portavoz de la formación naranja en el Ayuntamiento de Avilés, Jose Ferrera, y la concejala Carmen Pérez Soberón, participaron, junto al resto de grupos municipales, en la reunión con el concejal de Desarrollo Urbano, Manuel Campa, y la directora de planeamiento, Andrea del Cueto. A su término señalaron que la petición de los propietarios del suelo reservado para la ampliación del polígono de la ría es “necesaria” porque resulta “nuclear” para Avilés y su comarca.

En el partido naranja comparten la idea de que el nuevo suelo que se pondrá a la venta debe ser industrial para que se pueda aspirar a instalar proyectos empresariales “de cierta entidad”. Sostienen los concejales de Ciudadanos que “ven adecuado el desarrollo de parcelas con una superficie mínima de 6.000 metros cuadrados” como se recoge en el documento.

La concejala Pérez Soberón señaló a este respecto: “Hay que asumir las lecciones aprendidas del PEPA y apostar por la gran y mediana industria y sus equipamientos auxiliares. En definitiva, se trata de asegurar un entorno para las nuevas empresas, que les aporte sinergias en su desarrollo y que revierta a la ciudad en empleos y valor añadido”.

De vital importancia es también, según la concejala, “acompañar los tiempos de este proyecto con el desarrollo de la parcela municipal AC-3, para empresas de base tecnológica que será un complemento perfecto a las nuevas industrias que se instalen”. Y otro punto fue el de la conservación de los elementos característicos de Baterías como uno de los gasómetros. En Ciudadanos consideran adecuada la firma del convenio para su recepción, pero “siempre que no suponga costes adicionales”. Idéntica opinión comparten los populares, que piden conocer ese dato mientras el edil no adscrito, Javier Vidal, insiste en conocer antes el estado del equipamiento y tomar una decisión sobre sus usos “para que no pase como con la marquesina de La Rocica o la fuente del Muelle.

Compartir el artículo

stats