Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Arena, lleno en su paso de casi todos los santos

Los feligreses portan diecisiete imágenes en la procesión vestidos de marinero por San Juan: “Está el pueblo a rebosar, así da gusto”

27

EN IMÁGENES: Así fue la procesión de los santos por las calles de San Juan de la Arena Mara Villamuza

Martín García es ovetense, tiene 23 años y uno de los fieles del verano en La Arena. Ayer se estrenó en la procesión de San Juan como manda la tradición, vestido de marinero con tonos azules y de blanco impoluto. García fue una de las 78 personas que portaron imágenes de santos, que partieron de la iglesia parroquial y continuaron su paso hasta el entorno de la rula, donde el párroco de La Arena, José María Menéndez, y el de Sama, Luis Fernández, hicieron una ofrenda floral en recuerdo de los marineros y también bendijeron las aguas. La procesión de La Arena por San Juan es la de casi todos los santos. Los feligreses portaron diecisiete de las imágenes que lucen en el interior del templo, recorrieron las principales vías del pueblo bañado por el Nalón y el Cantábrico y todo ante centenares de personas que no querían perderse detalle de la procesión. “Hoy –por ayer– es el día de La Arena, hay que salir a la calle”, señala María José Martínez, una de los asistentes.

“San Juan siempre nos respeta”, añadió la vocal de la comisión de Festejos, Elena Menéndez, en referencia a la soleada mañana que acompañó el paso. Tras ella iban trece niños que tomaron la Comunión este año y más allá, los arenescos con el traje de marinero portando los santos, los diecisiete santos. Lara Fernández, Marta Díaz, Laura Graña y Tere Sánchez, “Tere la de Gerardo” portaban la imagen de la Virgen de Covadonga y los niños de comunión, la del Niño Jesús de la bola.

Manolita Martínez es natural de La Arena, aunque hace muchos años que cambió su residencia por Tamón (Carreño) y después por Avilés. Siempre que tiene oportunidad regresa a su pueblo natal por San Juan. A sus 84 años no faltó a su cita para asistir a “una procesión preciosa”.

“La procesión es un acto religioso, eso es evidente, pero va más allá, forma parte de la identidad del pueblo”, afirma el arenesco Juanma Fernández, de 39 años, de los que veinticinco ha portado alguna de las imágenes que desfilan cada 24 de junio.

“Esta es la fiesta de San Juan y como se puede apreciar está todo a rebosar, no hay donde aparcar y casi no tienes sitio para tomar algo, así da gusto”, comentaban tres amigos mientras veían pasar la procesión con su móvil en la mano para no perder detalle del paso.

La banda de gaitas de Corvera daba la nota musical. El grupo dirigido por Bras Rodrigo Álvarez Prieto marcaba el ritmo. Al tiempo, el sonido de las gaitas casi es imperceptible, la sirena de la cofradía de pescadores inunda todo en La Arena. Y esto es así porque anuncia la llegada de la procesión a las aguas del Nalón. Los niños de Comunión se hacen a un lado, la banda de gaitas deja de tocar y el párroco José María Menéndez y su colega Luis Fernández se dirigen hacia el paseo que discurre perpendicular a la desembocadura del río.

Tras ellos los portadores de las imágenes de San Juan Bautista, la Virgen del Carmen y San Telmo les acompañan. Menéndez toma varias flores y las lanza al río en recuerdo de los pescadores fallecidos. Todos se retiran y regresan a la iglesia, donde colocaron de nuevo todos a los santos, los diecisiete que procesionaron por La Arena.

Por la noche, continuaron las fiestas de San Juan con la música de las orquestas. Si la noche anterior “la actuación de ‘Tekila’ fue un auténtico espectáculo”, como comentaban los arenescos, ayer le tocó el turno a dos orquestas, “Assia” y “Cayena”.

Compartir el artículo

stats