Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra de Hermanos Orbón se acompasa con la actividad hostelera

Los trabajos se realizarán por cuadrantes para evitar que los negocios del entorno tengan que cesar temporalmente

Terrazas de varios negocios hosteleros en la plaza de Hermanos Orbón. | Mara Villamuza

Los hosteleros y negocios asentados en el exterior de la plaza Hermanos Orbón no tendrán que cerrar ni trasladar las terrazas por las obras que se están ejecutando, según confirmó Pelayo García, concejal de Diseño Urbano. Para ello, se han dividido los trabajos por zonas, para facilitar el acceso a los negocios.

El presupuesto de licitación ascendió a 349.000 euros, y el objetivo es que los trabajos finalicen el próximo mes de septiembre.

Las obras consisten en la sustitución completa de los pavimentos actuales “por pavimentos continuos tanto en aglomerado impreso como en hormigón”, señaló el edil socialista. La degradación del suelo actual se debe a que, al ser concebida como un espacio peatonal, en la anterior reforma se utilizaron materiales aptos para ese uso, pero no para la presión de tráfico que soporta el exterior del mercado de abastos.

Los trabajos proyectados en la zona también incluyen un tratamiento homogéneo con la plaza para los accesos desde las calles Rui Pérez, La Cámara, La Muralla y la plaza de Pedro Menéndez. Con motivo de estas obras el Mercado de los Lunes se ubica desde esta pasada semana en el entorno del parque del Muelle y calles aledañas.

Accesos

Pelayo García explicó que, para causar el menor perjuicio posible a los negocios de ese entorno, se ha dividido la plaza en cuadrantes. En concreto cuatro. Y se han iniciado las obras por el que más complicaciones supone para mantener libres los accesos. Los trabajos avanzarán hacia la plaza de Pedro Menéndez.

¿Y qué pasa con las terrazas de los negocios hosteleros? El concejal Pelayo García aseguró que ya se ha informado a los propietarios de que las obras irán avanzando de tal manera que no será necesario eliminarlas, sino que se trasladarán unos metros dentro del mismo espacio, para que así las puedan mantener.

El objetivo es que tres cuartas partes de la plaza esté en condiciones para su uso cuando lleguen las fiestas en agosto en Avilés, el momento de mayor afluencia en la ciudad, de tal manera que las obras para entonces se centren en el cuadrante donde no existen negocios en esa zona.

Eso si la nueva huelga del transporte no afecta a los suministros, como ya ocurrió el pasado mes de marzo con las obras en el parque del Muelle, ahora recién finalizadas.

Compartir el artículo

stats