Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio avilesino fía las ventas en rebajas al turismo y a su efecto dominó en el consumo

La asociación de comerciantes reclama recuperar por ley el periodo de ofertas de verano e invierno, también para las ventas por internet

Una clienta en un céntrico comercio de Avilés. MARIA FUENTES

El comercio avilesino fía a un buen verano turístico y a las rebajas unas ventas estivales óptimas, que ayuden a reducir el stock en sus almacenes para afrontar el otoño y el invierno en condiciones de solvencia. La incertidumbre sobre la evolución de la espiral inflacionista, alimentada por los anuncios de crisis económica y la ralentización del consumo, provocan en el sector cierto temor de cara al futuro. El sector reclama que se regule de nuevo la temporada de rebajas, y no solo para el comercio urbano, sino también para las ventas por internet. Se trata de avanzar hacia una competencia leal y en igualdad de condiciones.

Los grandes almacenes y el comercio urbano mantenían un acuerdo por el que se respetaba el periodo tradicional de rebajas en verano e invierno pese a la legislación que entró en vigor en 2012, que supuso la liberalización total. Sin embargo, ese acuerdo ya no se aplica y las rebajas ya han comenzado en todos los establecimientos, pese a ser junio.

José Antonio Álvarez, gerente de la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (Ucayc), señaló que la desregulación de los periodos de rebaja “ha provocado, y sigue provocando, desconcierto tanto entre los comerciantes como para los clientes. No se distingue entre ofertas, liquidación, saldos, rebajas… Y por eso se pueden producir malentendidos que de la otra manera se evitarían”.

A esa falta de regulación se suma la fuerte competencia que supone el comercio online, “con descuentos y rebajas permanentes, todos los días del año”, criticó Álvarez. “El comercio urbano no puede competir en estas condiciones, porque levantar la persiana todos los días es muy complicado. Los periodos de rebajas se deberían regular para todos, también para las ventas online”, señaló.

En este difícil contexto, el comercio avilesino está ahora pendiente de la evolución de las ventas estivales y de unas rebajas que “son más necesarias que nunca, porque estamos en una temporada muy desigual, lastrada por la espiral de la inflación”, afirmó el gerente de la Ucayc. En un momento de incertidumbre, en el que ya se están ralentizando las ventas, “confiamos en que la meteorología y la llegada de turistas ayuden. El estado de ánimo es fundamental para las ventas, y el turismo provoca un efecto dominó en todos los demás sectores. El comercio es uno de ellos”, añadió.

Así que el objetivo es conseguir que las rebajas sean un éxito, y permitan al comercio afrontar con solvencia las dificultades que se prevén para el último tramo del año.

Compartir el artículo

stats