Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado está preocupado por que el ERE en Saint-Gobain sea prólogo de la deslocalización

El consejero de Industria se une a los sindicatos y reclama a la multinacional que "clarifique sus planes industriales para el futuro"

La diputada asturiana de Podemos, Sofía Castañón, promete llevar el caso de Saint-Gobain al Congreso. Podemos

El Gobierno del Principado, al día siguiente de la manifestación de los trabajadores de Saint-Gobain Cristalería que reclamaban la retirada del expediente de despidos de 42 de los 179 empleados del departamento de vidrio de automoción de Avilés (un turno entero de la división de Sekurit, según señalan los miembros del comité de huelga), mostró su preocupación de que "esta primera medida regulatoria pueda conducir a un proceso más profundo y más doloroso de deslocalización, lo cual sería mucho más gravoso".

Esto lo dijo el consejero de Industria y Empleo, el socialista Enrique Fernández, ayer, ante el Pleno de la Junta General del Principado, a resultas de una pregunta que formuló el diputado de Podemos Daniel Ripa, que también se interesó por la situación en que se encuentra la planta de Danone de Salas. Aprovechó el tiempo de respuesta para insistir en el mensaje que viene emitiendo desde que el pasado día 2 de junio la multinacional hizo público su plan de despidos en su negocio de automóvil ante la crisis del sector principal: puesta a disposición de las herramientas que tiene el Principado para nuevas inversiones. Entonces, el día 2, dijo también que esperaba de que los malos tiempos se vuelvan buenos para que la empresa pueda volver a contratar.

Fernández añadió a su discurso inicial una petición expresa a la compañía: "Que en las negociaciones que mantiene con los agentes sociales clarifique sus planes industriales para el futuro, despeje las incertidumbres sobre el futuro industrial en la planta en Asturias". Para eso, dijo, "podrá contar con la colaboración y las herramientas que tiene tanto el Gobierno de Asturias como el Ministerio de Industria".

Para el diputado Ripa, la crisis de los despidos en Saint-Gobain "es aberrante porque una multinacional con beneficios cierra producción y despide a trabajadores en Asturias".

Paralelamente, la diputada asturiana Sofía Castañón, actual secretaria general de Podemos Asturias, cargo que, anteriormente, había ejercido, precisamente, Ripa, también mantuvo una reunión de trabajo con los representantes sindicales de las plantas de Saint-Gobain Cristalería en Avilés y en Arbós, en la provincia de Tarragona. Esta vez, en el Congreso de los Diputados. Al término del encuentro dejó claro: "Defendemos que es fundamental comenzar por suspender el ERE que afecta a más de 90 trabajadores entre las dos plantas", señaló Castañón. "A partir de ahí es necesario que la empresa presente un plan de viabilidad que garantice la producción en Asturias", concluyó.

La lista de vacantes

Los negociadores del expediente de regulación de empleo en la división de vidrio de automoción de la empresa Saint-Gobain Cristalería conocieron ayer las salidas laborales que ofrecen tanto las comarcas de Baix Penedès –donde se ubica la planta de Arbós, que el año pasado se quedó sin su división de Glass por el cierre de su horno float– y de Asturias ahora que están en juego 90 despidos del departamento de Sekurit. Las conocieron porque la multinacional requirió los servicios de una consultora especializada en este menester, es decir, en reubicar a personas. Los trabajadores, tras la presentación, requieron a la compañía –por enésima ocasión– la retirada de los despidos masivos y recordaron a los directivos de la compañía el motivo por el que iniciaron la negociación: para garantizar el futuro de la compañía porque consideran que el planteamiento de los responsables de la multinacional se encaminan al cierre o a la deslocalización. Esta duda, lo admitió ayer mismo el consejero de Industria, también la tiene el Gobierno del Principado.

La reunión de ayer también sirvió para conocer las vacantes que tiene el grupo Saint-Gobain en toda España. Según señalan en la parte sindical, "no se trata en realidad de un plan de recolocaciones". Se trata más bien de una lista de vacantes a las que se podrían presentar los trabajadores que finalmente fueran incluidos en el expediente de los despidos. Lo que se compromete la empresa es a mantener el sueldo de los trabajadores que despida por dos años y, además, ofrece dinero como ayuda al traslado. Los trabajadores de Saint-Gobain y de la compañía tienen que seguir negociando mañana y pasado. El día 8 de julio está previsto que concluya el período de consultas.

La huelga, mientras tanto, sigue. El piquete informativo no se ha movido de la puerta de las instalaciones. Los alcaldes de Baix Penedès reclamaron también la retirada del ERE.

Compartir el artículo

stats