Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Por cada avilesino en la diáspora hay dos extranjeros residiendo en la ciudad

Un total de 4.707 vecinos de la comarca mayores de 18 años han fijado su residencia fuera del país: la mayoría busca un futuro laboral digno

144.012 extranjeros obtienen la nacionalidad española, 42.000 marroquíes

Avilés tiene 4.099 residentes de otras nacionalidades: un porcentaje muy importante de nacidos en América seguido, de lejos, por naturales de África, Asia y, con una cifra casi simbólica (diez personas) de Oceanía, lo que supone casi un siete por ciento más de inmigrantes que hace un cuarto de siglo. En el otro extremo están los nacidos en Avilés mayores de 18 años que trasladan al extranjero su residencia habitual: un total de 2.744 personas, de acuerdo al Censo electoral de españoles residentes en el extranjero. Esto significa que por cada avilesino que reside habitualmente en el extranjero, la ciudad recibe a dos personas nacidas en otros países.

A escala comarcal hay 4.707 vecinos de Avilés (2.744), Castrillón (767), Corvera (304), Gozón (388) , Soto del Barco (398) e Illas (106) que residen fuera de las fronteras españolas. Los países con mayor número de asturianos residentes en el extranjero son Argentina, México, Bélgica, Estados Unidos y Francia, de acuerdo al Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE). Los que se van buscan, sobre todo, un futuro laboral, como recoge LA NUEVA ESPAÑA en su serie semanal dedicada a los avilesinos en la diáspora. Se trata de la juventud mejor preparada de la historia. Los que vienen también buscan estabilidad.

Nuevos ciudadanos

La población extranjera mayoritaria en el municipio avilesino es de nacionalidad rumana, y le siguen los de Marruecos, Colombia, Venezuela, Portugal, República Dominicana, Senegal, Perú, Cuba, Paraguay y China. De estas el perfil mayoritario es el de mujeres con edades comprendidas entre los 35 y 64 años.

Su procedencia es muy variada, y los motivos de su asentamiento en el municipio también. Así, hay personas, y familias completas, se han trasladado buscando refugio al huir de una situación de crisis económica o de conflictos sociales e incluso militares hasta quienes han llegado a la ciudad por motivos laborales. En este último caso, hay personas que inicialmente llegaron solas pero, pasado un tiempo, han decidido trasladarse con su familia y asentar en Avilés su residencia.

La inmensa mayoría de los nuevos ciudadanos extranjeros empadronados en Avilés son personas en edad de trabajar, adolescentes y niños. Poco más de una veintena superan los 60 años, y entre ellos destaca una mujer de origen venezolano de 82.

Otros datos que dibujan la sociedad avilesina: según los datos publicados por el INE procedentes del padrón municipal de 2021, el 53,57% (41.178) de los habitantes empadronados en Avilés ha nacido en el municipio. Casi otro cuarenta por ciento ha emigrado a Avilés desde diferentes lugares de España, y el resto vienen desde otros municipios asturianos, otras comunidades y otros países.

Concretamente, en 2020, el primer año de la pandemia, fue el elegido por muchos vecinos de otras comunidades autónomas para asentarse en la ciudad: así, se dieron de alta en el padrón municipal 527 personas de otras provincias, 146 más que en el ejercicio anterior. También aumentó respecto a 2019 el número de asturianos que han decidido fijar residencia en Avilés: 971 el año pasado frente a 788 en 2019.

Y atraer población es precisamente el reto de una ciudad que ha pasado de ser la urbe con más jóvenes en Europa en la década de los años 80, a tener un grave problema de pérdida de población por la falta de empleo atractivo y bien remunerado. Uno de los objetivos es darle la vuelta a esta situación atrayendo talento y fijando población. Avilés suma actualmente 77.217 habitantes (40.733 mujeres y 36.484 hombres), una cifra ligeramente superior a la registrada en 2021: 76.874. Pero muy lejos, por ejemplo, de los 88.570 vecinos que sumaba en el año 1994 o las 84.242 almas de 2009.

La bajada más notable se produjo entre 2013 y 2014, con una merma de 909 habitantes. También fue importante esa tendencia en 2017 y 2018: se perdieron otros 799 vecinos. Y de 2018 a 2019, Avilés perdió 533 habitantes. La población de 60 y más años ocupa un proporción destacada. Un 32,7% de los empadronados en el municipio se sitúan en esa franja de edad con una llamativa tendencia a superar, incluso, la esperanza de vida media de la población española: 3.689 avilesinos tienen 85 y más años, lo que implica nuevos desafíos sociales, sanitarios y de salud en el ámbito local.

Natalidad

De otro lado, está la baja natalidad. Los profesionales del Hospital Universitario San Agustín estiman cerrar este año con unos 620 nacimientos, una cifra que puede variar ligeramente en estos próximos meses, pero que difícilmente alcanzará la cifra ya baja de 632 alumbramientos de 2021.

Las dificultades para tener hijos son conocidas, según los expertos en demografía: desempleo, estabilidad laboral tardía o falta de medidas para apoyar la natalidad y la conciliación laboral y familiar de los padres, entre otras.

Con todo, nada es como hace años en los paritorios del San Agustín, donde se registraron más de 2.200 alumbramientos en 1976, fecha en la que se inauguró el complejo sanitario con el servicio de Obstetricia y Ginecología a cargo de Federico García Sáez. De aquella explosión de la natalidad conocida popularmente como el “baby boom” se ha evolucionado al “death boom”: en Avilés ya fallecen el doble de personas que nacen, así lo atestiguan los datos del Registro Civil a escala local.

Compartir el artículo

stats