Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Somos el hazmerreír de la plaza", lamentan los productores

Las zabarceras confirman que con el traslado al parque del Muelle han perdido más de la mitad de las ventas: "Y aún así nos cobran por estar aquí, sin un toldo, sin un baño, sin nada"

Un vendedor de productos de la huerta el pasado lunes en el pasillo central del parque del Muelle.| M. Villamuza

Los productores locales que cada lunes ofrecen sus productos en la plaza avilesina coincidiendo con el mercado semanal dicen no poder más. El vaso de la paciencia ya se ha desbordado y urgen soluciones al gobierno local que encabeza la socialista Mariví Monteserín: "Somos el hazmerreír de la plaza", señala Sara Fernández. Desde que el pasado día 20 se trasladaron con sus tenderetes de los soportales de "Hermanos Orbón" al pasillo central del parque del Muelle aseguran que no ven un euro encima de otro: "Hemos perdido aproximadamente la mitad de las ventas, algo más", confirma Pablo García, que lamenta que entre los productores locales "no exista tanta unión como tienen los ambulantes".

"Nos apartaron aquí sin preocuparse más por nosotros y las ventas se han resentido. Además de eso estamos pasando mucho frío, y eso que estamos en el mes de julio. ¿Quién va a aguantar aquí en noviembre?", precisa el joven productor. Sus vecinos de puesto le dan la razón. "Aquí estamos bien mal", dice una vendedora, y otro subraya de la que pasa: "Esto es una vergüenza. Si nos quieren quitar del mercado de Avilés, que nos quiten. Pero nadie debería tratarnos así".

"La gente que nos puso aquí solo piensa en engordar su bienestar", dice Fernández, mientras Ángeles Sirgo asegura no comprender por qué les cobran por cada lunes de plaza dos euros por el puesto, que tendrá aproximadamente un metro y medio de ancho por otro de largo. "No tenían que cobrarnos. Aquí no tenemos nada: ni baño, ni un toldo bajo que el que cobijarnos", apunta.

Otra pega con la que se encuentran los productores locales es que, a su ubicación en el pasillo central, se suma que los ambulantes con puestos en Emile Robin "cierran el acceso al parque, con lo que los pocos posibles clientes no tienen por dónde entrar". Claman solidaridad.

"El parque está hecho una porquería, les valió la pena tenerlo cerrado dos años para lo que hicieron. Ahora nos ponen a nosotros aquí, que es el peor sitio posible", dice un vendedor, que desde hace tres lunes se las ve y se las desea, dice, para sacar cuatro calabacines.

Las obras de la plaza Hermanos Orbón, con una inversión de unos 350.000 euros, tendrán una duración de cuatro meses y contemplan la sustitución de la actual pavimento de piedra por materiales más resistentes como el aglomerado asfáltico impreso y pulido, y el hormigón impreso con el objetivo de garantizar una mayor durabilidad y mejor mantenimiento. Los trabajos proyectados también incluyen un tratamiento homogéneo con la plaza para los accesos desde las calles Rui Pérez, La Cámara, La Muralla y la plaza de Pedro Menéndez.

La Plaza Hermanos Orbón es uno de los espacios arquitectónicos más singulares de Avilés. Su perfecta simetría y el hecho de que la plaza esté completamente rodeada de galerías es lo que le da una originalidad impactante. Los trabajos proyectados afectan tanto al espacio abierto como a los soportales, y mejorarán un entorno urbano degradado por la presión de todo tipo de vehículos y la accesibilidad de acceso a los locales comerciales y de hostelería del perímetro de la plaza.

Compartir el artículo

stats