Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saint-Gobain ofrece invertir 12 millones en Avilés con la condición de realizar 42 despidos

Los sindicatos, arropados por 600 personas en una marcha por Castrillón, se avienen a negociar "con flexibilidad" si se retira el ERE

39

EN IMÁGENES: así transcurrió la marcha de los trabajadores de Saint-Gobain

La dirección de Saint-Gobain ha puesto encima de la mesa en las últimas horas un plan de inversión de 12 millones de euros para dotar de un nuevo horno para fabricar parabrisas de recambio a la fábrica de Avilés; esa oferta tiene como objetivo llegar a un acuerdo para evitar el despido unilateral mediante ERE de 42 empleados de la división de parabrisas (más otros 51 en la factoría tarraconense de Arbós). Los sindicatos han valorado ese gesto y se muestran favorables a ser "flexibles" en las negociaciones pero exigen mayor concreción, así como la retirada del ERE de extinción de contratos que la empresa mantiene como condición para cometer una inversión con la que, supuestamente, podría hacer rentable su negocio de parabrisas, actualmente deficitario. Las negociaciones siguen abiertas y hay margen para llegar a un acuerdo hasta el viernes.

La marcha cruza la localidad de Raíces Nuevo.

La dirección de Saint-Gobain lamenta que las negociaciones estén en "punto muerto" pese a su propuesta inversora, que se complementa con las ofertas ya realizadas la semana pasada de prejubilaciones con el 70% de la retribución bruta para empleados mayores de 60 años y la posibilidad de recolocaciones que incluyen compensaciones económicas en caso de traslados de domicilio superiores a 100 kilómetros de distancia y un compromiso de mantenimiento de salarios durante dos años en caso de pérdida de poder adquisitivo.

Desde el ámbito sindical se ve como un "avance" que la empresa haya propuesto invertir 12 millones en la línea de parabrisas, pero matizan que ese no es el plan industrial demandado (uno más amplio y que aborde la problemática a medio plazo del conjunto de la fábrica) y, sobre todo, rechazan negociar nada con la losa del ERE pesando sobre sus cabezas. En caso de retirarse el ERE, desde medios sindicales se apunta que podrían abrirse negociaciones para buscar alternativas menos traumáticas a la realización de 42 despidos.

La presentación a los sindicatos de la propuesta de inversión –que incluye también 2 millones de euros para instalar en Arbós un centro logístico que atendería el sur de Europa– la hizo el lunes a última hora de la tarde José Antonio Piqueras, director general de Sekurit de Saint-Gobain, y no sirvió para interrumpir la huelga convocada en la fábrica avilesina –hoy cumple su 18.º día– ni para frenar las protestas, que ayer consistieron en una marcha a pie desde la puerta de la fábrica hasta Piedras Blancas, la capital de Castrillón, concejo sobre el que se asienta parcialmente la fábrica.

Participantes en la caminata.

El secretario general de CC OO de Asturias, José Manuel Zapico, presente en la marcha, manifestó que "cuando una multinacional que tiene beneficios pretende meter el hambre a las familias, el recurso que tenemos es la solidaridad y la movilización". Por su parte, el secretario general de CC OO de Industria, Damián Manzano, valoró que por primera vez "haya algo encima de la mesa que no sean sólo despidos", pero remarcó que lo que tiene que hacer ahora la empresa es "concretar los tiempos, la forma y el recorrido de esas inversiones, un proceso que no necesita del chantaje y la amenaza de despidos".

Para el secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi, "no hay propuesta válida que no pase por la retirada del ERE" y puso el ejemplo de otras empresas del sector de automóvil que han hecho negociaciones "con total lealtad a las organizaciones sindicales" para llegar a acuerdos de flexibilidad y de inversiones.

Verónica Fernández Otero lee un manifiesto en defensa del empleo en Saint-Gobain en presencia de la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, y los líderes de CC OO José Manuel Zapico y Damián Manzano.

Por su parte, la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero, que se unió desde el principio a la marcha hacia la capital del concejo, declaró que los trabajadores "luchan para que se pueda hacer una gran inversión en la empresa, pero, efectivamente, eso se puede hacer sin un ERE".

La marcha recorrió en hora y media la distancia entre La Maruca y Piedras Blancas cruzando Raíces y Salinas. Unos seiscientos caminantes portaron pancartas en las que se podía leer, entre otras consignas, el lema de la lucha por el empleo en la fábrica de vidrio: "¡Aquí no sobra nadie!"

Compartir el artículo

stats