Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Azsa aumenta su capacidad de producción con el arranque de su nueva nave de electrolisis

La empresa destaca que la inversión, más de 100 millones de euros, "es una apuesta clara por el mantenimiento de la actividad industrial en Asturias"

El interior de la nave, donde se hallan las cubas electrolíticas en las que se produce cinc. Azsa

La nueva nave E de electrolisis de Asturiana de Zinc (Azsa) ha arrancado esta mañana, una vez concluidas las obras de construcción y finalizadas las pruebas. La primera producción de cinc se espera para el domingo.

Esta infraestructura, que reemplaza a las naves A y B que datan de 1960 y 1974, respectivamente, ha supuesto una inversión superior a los 100 millones de euros y cuenta con una capacidad de producción de 248.000 toneladas/año de cátodos (unas 10.000 toneladas más que la suma de las dos que sustituye).

La nave, que incorpora la mejor tecnología disponible a nivel mundial, supone un gran impulso en la transformación digital de los procesos en el marco de la “Industria Conectada 4.0", que no podría realizarse con la tecnología de las naves más antiguas.

La ingeniería y gestión del proyecto se ha desarrollado con recursos propios de la factoría y de su división tecnológica, AdZ Tecnología. Gran parte de la construcción y suministro de equipos se ha realizado través de empresas locales, alguna de ellas parte del Grupo Glencore, como Mefasa y Concasa.

En los trabajos de construcción de la nave, que se han prolongado durante dos años, han participado unas 350 personas en Asturias, a las que se suman unas 80 personas en otras regiones de España y más de 150 personas de fuera de España.

Esta inversión, según la empresa, permite a AZSA "enfrentarse de una forma más sólida a los nuevos retos de la industria del zinc y es una apuesta clara por el mantenimiento de la actividad industrial en Asturias"

decoration

Según la empresa, "esta inversión permitirá a AZSA enfrentarse de una forma más sólida a los nuevos retos que la industria del zinc tendrá en el futuro (principalmente consumo energético, desarrollo sostenible y gestión de residuos) y es una apuesta clara por el mantenimiento de la actividad industrial en Asturias y una muestra del compromiso del Grupo Glencore con las instalaciones de Asturias".

La nueva nave de electrolisis es la instalación con mayor eficiencia energética de su tipo, pero aún depende de un suministro de electricidad confiable y a un precio razonable para garantizar la viabilidad a largo plazo. La compañía reitera el importante papel que tienen las normativas españolas y de la Unión Europea en este sentido.

El diseño de la nueva nave, más moderno y tecnológico introduce mejoras significativas en el proceso de producción. Entre ellas:

·        Reducción de riesgos en Seguridad y Salud, minimizando o directamente eliminando actividades que se realizan de forma manual en la actualidad y con mejores condiciones en la zona de trabajo;

·        Incremento de la eficiencia energética, reduciendo el consumo de energía eléctrica, lo que situará a AZSA como una de las compañías con mejor rendimiento energético entre las de su clase.

·        Reducción de necesidades de mantenimiento y consumo de reactivos, alargando la vida útil de electrodos y otros elementos, lo que supone un aprovechamiento más eficiente de los recursos naturales.

 

 

 

Compartir el artículo

stats