Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés llora el repentino fallecimiento de Nacho Martínez: "Hizo del protocolo una devoción"

La iglesia de Santo Tomás de Cantorbery acoge el funeral del antiguo jefe de Protocolo del Ayuntamiento y excantante de la banda "Trafalgar"

Nacho Martínez muestra una imagen del escenario del Campoamor durante la recepción de los premios «Príncipe de Asturias». María Fuentes

Antes de ser jefe de Protocolo del Ayuntamiento de Avilés, Nacho Martínez fue regente, que era el cargo que tenía como responsabilidad dirigir a todos los conserjes y limpiadores del Ayuntamiento. Y, mucho antes, notificador. "Superó el tribunal de manera brillantísima", señala ahora Manuel Gómez Mendoza, exfuncionario municipal y miembro de aquel funcionario precisamente. "Estamos tristes", reconoce. Esa tristeza recorre toda la ciudad. "La última vez que le vi fue el día de su jubilación. Lo celebramos", cuenta uno de sus antiguos jefes, el exalcalde de Avilés, Santiago Rodríguez Vega. "Pero esa alegría nos ha durado poco", se lamenta. Martínez falleció ayer martes de madrugada. No ha llegado a disfrutar ni dos meses de su jubilación. Esta tarde (17.00 horas) la iglesia de Santo Tomás de Cantorbery acoge su funeral. La familia –su mujer, su hijo, su nieto y su nuera– lo entierran en San Martín de Laspra.

Martínez fue uno de los más veteranos "protocolistas" asturianos. Carlos Fuente, que estuvo al frente del departamento correspondiente de la Fundación Príncipe de Asturias, le recuerda "gran profesional, generoso: no sabía decir que no". Ni cuando había que organizar un acto, ni cuando se trataba de explicar "a los nuevos profesionales" de qué iba esto del protocolo. Sobre esto también habló Rodríguez Vega: "Tenía mucha presencia en el Ayuntamiento, mucha capacidad de proyectarse: llevaba la representación con verdadera devoción", reconoce el ahora presidente de la Autoridad Portuaria. "Se hizo imprescindible", recalca. "Me tenía que reñir para que todo saliera bien", apostilla.

Martínez –"simpático, directo", lo califica Rodríguez Vega– falleció de manera fulminante. Dejó a todos los que le conocían –son muchos– sorprendidos. Estuvo al frente del protocolo de las ceremonias de entrega de las "Sardinas de Oro" que entregó durante muchos años la fundación Sabugo ¡Tente firme! Y antes de todo, fue músico, el cantante de "Trafalgar" o "Barbacoa". Recuerda el productor Béznar Arias: "Nacho tocó a músicos como Mento Hevia, Julio Gilsanz, Jose Luis Amor, Jose Leal, Jose Rodríguez en los 70. ‘Trafalgar’ era una banda muy joven. Nacho, por entonces, no tenía ni veinte años. Tocaban muy por los ‘Rolling Stones’ y ‘Beatles’, aunque pronto miraron a otras bandas, como ‘Jefferson Airplane’, ‘Deep Purple’ Tocaron en la Sala Gong, en Blue Moon, Tayko o en la mismísima Pista de La Exposición. Colaboró incluso en el ‘Himno del Avilés’".

Compartir el artículo

stats