Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Monteserín: «Es muy fuerte que PP y Vox digan que hay contratos orquestados»

Cambia tacha de «depuramocho» la intervención en Maqua: «Debido a la vida útil de las bombas actuamos de emergencia», sostiene Pelayo García

Mariví Monteserín toma juramento como nuevo concejal a Antonio Rañón Piñeiro. | Miki López

Esther Llamazares, que es la portavoz del Partido Popular (PP) en Avilés, dijo ayer que «todos» creen que la convocatoria del concurso abierto para administrar el Centro Atención Sexológica de Avilés (CASA) –incluye la obligatoriedad de pertenencia a la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología– «responde a otras cuestiones, responde a ser selectivos en cómo dirigimos y cómo redirigimos y ubicamos y concedemos los contratos que nos parecen oportunos».

El contrato del que estaba hablando, sin embargo, «es un procedimiento abierto a concurso público», le explicó la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, que, a continuación, aclaró: «Ahora mismo está en contratación, todavía no se convocó la mesa, por lo tanto no sabemos quién se ha presentado», dijo. Arancha Martínez Riola, que es la portavoz de Vox, también intervino en esta discusión y «fijó postura» asegurando que el expediente sometido a escrutinio: «Esto está perfectamente orquestado para lo de siempre». No señaló, sin embargo, qué es «lo de siempre». La Alcaldesa, Mariví Monteserín, cuando tomó la palabra para despedir el Pleno ordinario del mes de julio, que se celebró ayer durante dos horas y pico, recordó: «El proceso de adjudicación de contratos es supergarantista porque si hubiera algún tercero perjudicado y recurriera tendría todas las garantías. Y no se ha presentado ningún recurso por eso es muy fuerte que digan [PP y Vox] que hay contratos orquestados».

Así terminó el Pleno que había comenzado con una anécdota: con la Alcaldesa leyendo la toma de juramento de Antonio Rañón Piñeiro como «vocal de la Mancomunidad». Se corrigió de inmediato antes de que Rañón jurara su nuevo cargo dentro del grupo de Ciudadanos, al que accede tras la reciente dimisión de Sharon Calderón (el partido naranja inició el mandato con cuatro concejales, pero ahora son tres: su antiguo portavoz se ha pasado a los no adscritos).

La depuradora de Maqua o, más bien, el estado en que se encuentra y que exige una intervención de un millón de euros –según desveló este lunes la viceconsejera de Medio Ambiente: Nieves Roqueñí– también fue objeto de discusión. Sara Retuerto, que es la portavoz de Cambia Avilés, calificó la situación de «auténtico depuramocho». Y se explicó por qué: porque, según su criterio, «las distintas administraciones» se han confabulado «para pretender sustituir una inversión comprometida de 40 millones por un parche de un millón de euros destinado a evitar el posible colapso de la infraestructura». Y es que Roqueñí también señaló en su intervención del lunes que era preciso «sustituir» cinco de las seis bombas. Pelayo García, el concejal de Movilidad, Sostenibilidad, Mantenimiento y Diseño Urbano, apuntó: «No se dijo en ningún momento que cinco de la seis bombas no funcionaban».

Unos minutos después añadió: «La depuradora está funcionando. Está habiendo controles internos y externos en la toma, en todos los puntos y en continuo». García terminó explicando que «lo único que se hace en esta cuestión es que debido a la vida útil y el trabajo que están teniendo las bombas actuamos de emergencia. Para evitar su colapso». García también habló en el Pleno de que el gobierno comunicó a Demarcación de Carreteras la necesidad de iluminar la variante tal y como se habían quejado los vecinos. Y, en consecuencia, pidió a Vox que retirara su petición. «Porque ya hemos realizado esta gestión». Sin embargo, no lo hizo. Y al final se votó y el PSOE se sumó a instar al Ministerio a que ilumine la carretera. «Como es una cuestión que hemos hecho no tenemos inconveniente en respaldarla con el voto», terminó.

Marquínez: «Ya toca acometer la renovación de los parquímetros»

El concejal de Tráfico, Raúl Marquínez, aseguró ayer en el Pleno: «Entendemos que ya toca acometer las renovación de los parquímetros». Y toca porque los propietarios de coches eléctricos o híbridos, que tendrán bonificación para aparcar en la zona regulada, no pueden beneficiarse de ella porque los parquímetros actuales no distinguen matrículas. «No puedo dar una fecha de cuándo se podrán renovar», reconoció Marquínez ante la pregunta de Esther Llamazares, la portavoz del PP. En el Pleno también se discutieron las intervenciones para evitar gaviotas, la necesidad de limpiar el monumento a la «Pepa» de Las Meanas, la petición del PP de un espacio con el nombre de Miguel Ángel Blanco –ya hay uno dedicado a todas las víctimas de ETA, dijo el PSOE– y una moción de Cambia sobre la situación en Melilla.

Compartir el artículo

stats