Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De ruta gastronómica por el casco histórico: Avilés conquista a los turistas por el paladar

Los apuros de montaje de última hora ensombrecen la inauguración de "Sabores de plaza en plaza", con nueve locales participantes

Pilar Meana, en el puesto que regenta en el Carbayedo. | Mara Villamuza.

"A través de ‘Sabores de plaza en plaza’, los turistas y los propios avilesinos podrán tener un acercamiento a la gastronomía local y disfrutar simultáneamente de los espectáculos en vivo ofrecidos, como los conciertos programados de los artistas locales", aseguró la concejala de Turismo Raquel Ruiz en la inauguración de la sexta edición de una propuesta gastronómica que promociona los mejores productos de la hostelería local en el centro histórico de Avilés.

La idea es que lugareños y foráneos recorran el casco histórico en disposición de parar en las plazas donde nueve casetas regentadas por siete hosteleros de la ciudad ofrecen tapas y bocados originales. Paseos por entornos históricos con sabor popular, comida rica y, por las tardes, música en directo. Ese es el plan. Las casetas hosteleras están repartidas entre la plaza del Carbayedo, la plaza de Carlos Lobo, la de Domingo Álvarez Acebal y en la calle Rivero, en la esquina de la calle del Marqués.

"La gente tiene ganas de ‘Sabores de plaza en plaza’", afirmó Juan Luis Santana, dueño de una de las casetas hosteleras ubicadas en la plaza del Carbayedo y cuya especialidad son las llámparas en salsa. "Este es el tercer año que participamos y todo apunta a que será una edición fantástica, el tiempo acompaña y tenemos grandes expectativas", afirmó.

A diferencia de ese tono optimista, los primeros compases de esta actividad que aúna lo lúdico y lo gastronómico estuvieron marcados ayer por el desconcierto –malestar en algunos casos– que sufrieron algunos de los hosteleros, víctimas de apuros surgidos a última hora en la instalación de los equipos energéticos. En el Carbayedo, uno de los participantes en el evento gastronómico aseguró haber tenido "problemas con la luz que retrasaron el arranque". Y en la plaza de Carlos Lobo, más de lo mismo. Victoria del Orbe fue una de las personas que acudió para disfrutar de la inauguración al mediodía y se llevó un chasco: "Ha sido una sorpresa ver cerrados los puestos, pero los imprevistos pueden ocurrir; no pasa nada".

Un portavoz de la organización –que corre por cuenta de la Unión de Comerciantes con apoyo de la concejalía de Turismo– explicó que en el caso de Carlos Lobo un puesto sufrió retrasos en la conexión eléctrica porque su propietario no compareció a la hora prevista y que en el Carbayedo hay en esta edición la novedad de que el suministro energético se hace con un generador en vez de con conexiones directas a la red "precisamente para evitar los cortes de luz que se daban otros años".

Compartir el artículo

stats