Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés perdió desde 2002 tantos vecinos como todo el concejo de Ribadesella

La caída más notable, en 2017, cuando se bajo de 80.000 censados lEl municipio acusa la falta de relevo ante el alza de fallecimientos

Ambiente en terrazas de Avilés. | Mara Villamuza

La sangría demográfica que sufre la comarca avilesina se viene manifestando desde hace años, especialmente en su cabecera, Avilés. Las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) recortan el número de habitantes año tras año en el concejo, con la única excepción, en la serie de las dos últimas décadas de los años 2009 y el cierre del ejercicio 2021. A diferencia del resto de concejos de la comarca, el municipio avilesino encadena caídas sucesivas de habitantes, con ejercicios de cierta consideración en esta tendencia, desde el año 2002. Entonces se contabilizaban 83.511 habitantes, frente a los 77.217 señalados en los registros del INE el pasado 1 de enero, recién iniciado el ejercicio 2022. ¿Qué ha pasado en este tiempo para que Avilés, en una comarca que ha sufrido todas las crisis, pero donde sus concejos más pequeños siguen ganando población, no sea capaz de revertir esa tendencia decreciente? Solo en fallecimientos se han perdido en el último cuarto de siglo siete mil vecinos. Y en un solo año, de 2020 a 2021 la cifra de empadronados retrocedía en 917 personas. Junto a Avilés, Oviedo, Gijón, Mieres y Langreo fueron los concejos asturianos que más bajaron en población el año pasado.

Todos los análisis coinciden, tanto de la parte política como de la académica, que los retos para dar la vuelta a este ‘invierno demográfico’ que supone 6.294 vecinos menos desde 2002 (tantos como toda la población de Ribadesella y un 7,5% por debajo de los registros del inicio de esta centuria) tienen mucho que ver con el empleo, la vivienda y el envejecimiento de la población. Tras esas cifras, si se ahonda un poco más en las causas, llegan a aparecer muchas más, aunque todas confluyen en una sola: cómo ofrecer un futuro a los que se quedan. A partir de ahí, la ecuación debe aunar los dos primeros condicionantes (oportunidades para el empleo y facilidades de acceso a la vivienda) junto con servicios adecuados para que, quienes envejecen, también lo hagan desde casa, que no tengan que desplazarse a otros municipios o en busca del apoyo de una red de cuidados fuera del territorio avilesino.

Esa tendencia no es ajena al resto de la región, pues Asturias ha perdido en lo que va de siglo más de 70.000 habitantes, el 7% de su población y casi tantos ciudadanos como los que ahora tiene Avilés. Las proyecciones a futuro son aún más pesimistas: si se mantiene el actual desplome demográfico, la región perderá otros 100.000 habitantes hasta 2035.

La sangría demográfica que sufre la comarca avilesina se manifiesta desde hace años, pero hubo puntos de inflexión como 2017 cuando se cayó, por primera vez en veinte años, por debajo de los 80.000 habitantes o este pasado 2021 cuando el número de personas empadronadas en el municipio retrocedía a 76.217. Más cifras que avalan esa realidad: las defunciones en 2020, el año de la pandemia por el covid-19, fueron 1.038 pero también un año antes eran cifras abultadas. En 2019 se llegó a 937 fallecimientos. El año 2021 se contabilizaron 788 decesos. Pese a este descenso, las defunciones siguen siendo muy superiores a los nacimientos. En 2021 vinieron al mundo en Avilés 397 bebés, la cifra más alta de los tres últimos años, ya que en 2019 había nacido 323 y en 2020 se registraron 338. Tampoco logra compensar la cifra de fallecidos.

El único alivio inmediato es el que otorga la población que llega de fuera de Asturias. Y en esa tarea de hacer el municipio atractivo para convertirse en imán para asturianos de otros municipios, para nacionales y para extranjeros se sitúan estrategias como "Invest en Avilés", "Avilés Alquila" o "Vive en Avilés". Los del "baby boom" de 1958, la generación más larga en este momento es la que tiene entre 60, 62 y más años, lo que evidencia la necesidad urgente de relevo generacional.

Como dato relevante dentro de esta espiral decreciente: en el año 2020, en plena pandemia, se produjo en Avilés un incremento del 11 por ciento de la población extranjera residente en el municipio (3.138) respecto al año anterior (2.827) siendo la cifra más elevada alcanzada en los últimos cinco años, de acuerdo a los datos que manejan desde los Servicios Sociales municipales. En la actualidad el concejo suma 4.099 residentes de otros países. Pequeños brotes verdes en un jardín en horas bajas.

Compartir el artículo

stats