Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes piden al Principado que asuma "cuanto antes" la factura de las escuelinas

Los políticos alertan de que la crispación puede poner en peligro que los partidos puedan completar sus listas en concejos pequeños

Anibal Vázquez, Jorge Suárez, Mariví Monteserín, Benigno Pendás y Javier Cuesta, ayer, en los cursos de La Granda. María Fuentes

Empezó la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín (PSOE), pero siguieron después el de Gozón, Jorge Suárez (PSOE); el de Mieres, Anibal Vázquez (IU). Y también el concejal de Hacienda de Oviedo, Javier Cuesta (PP). Todos los responsables municipales convocados ayer por la organización de los Cursos de La Granda reclamaron al Principado de Asturias, concretamente a la consejería de Educación, que haga cargo directamente de la carga dineraria que generan las escuelinas a los ayuntamiento. E hicieron eso porque consideran que asumir su gestión no les corresponde a municipios y, encima, les hace un roto en sus presupuestos que, tal cual están las cosas, no se puede asumir.

"Los ayuntamientos no queremos más o menos competencias, no es ese nuestro problema, lo que queremos es que la administración, en su conjunto, responda a las necesidades de la población asignando estas competencias con racionalidad, pero también con razonabilidad. Y eso no está sucediendo con las escuelas para niños menores de tres años. No tenemos delegadas esas competencias: les corresponden a la administración educativa", recalcó Monteserín. "Tenemos que trabajar en la dirección de que esto se asuma lo antes posible", añadió. Y es que son los ayuntamientos los que tienen que contratar a las educadoras (de sus sueldos, no; cuentan con una subvención regional), construir los centros, hacerse cargo de su mantenimiento. Y, sobre todo, aguantar las críticas porque no hay plazas suficientes. "La subvención del Principado no llega a cubrir toda la nómina", denunció Javier Cuesta, el responsable de Hacienda de Oviedo. "Llegará un momento en que no podamos prestar el servicio porque no podemos contratarlo", subrayó Monteserín.

El alcalde de Mieres, por su parte, fue más explicíto: "¿Telecentros? Y, vamos, y hacemos los telecentros. Cuando se acaban las subvenciones. ¿Qué hacemos? ¿Quedarnos con los monitores? Igual pasa con las educadoras. Las tenemos que hacer indefinidas y luego lo que nos toca es indemnizar", se lamentó Anibal Vázquez. "Nos dicen que la etapa hasta tres años es educativa y si esto es así, ¿quién tiene la competencia? Educación. Lo que tiene que hacer es decir cómo se financia. Vivimos con una falsa expectativa. Nos metemos con estas escuelas porque son una herramienta para fijar población porque si la pareja trabaja pueden echar mano de ello como elemento de conciliación", apuntó Jorge Suárez, de Gozón.

Listas electorales

También participó en el debate, Sergio Hidalgo (Foro), alcalde de Salas. Tanto él como el de Gozón y el de Mieres advirtieron sobre el temor de que "los partidos puedan completar las listas electorales en los pueblos pequeños". El catedrátrico Benigno Pendás, el presidente de los Cursos de La Granda, abundó en esta idea cuando despidió la primera sesión del seminario de municipalismo que sigue esta mañana: "Tenemos que encontrar le modo de poder devolver a la política el prestigio que tiene". Y es que, dijo Álvarez, "la política se ha convertido en un espectáculo, en un salsa rosa". Y puso un ejemplo al respecto: "Resulta que una política consigue poner de acuerdo a los sindicatos, a la patronal y al propio Gobierno para reformar la ley laboral. Y aún así, van y votan que no en el Congreso", recordó el regidor mierense.

Hidalgo contó que la oposición le pedía 13 años de inhabilitación y dos años y pico de cárcel por permitir que los concejales de su gobierno pasaran kilometraje cuando iban a una reunión a Oviedo. "Dado el desgaste que tiene esto de ser alcalde de un municipio pequeño va a llegar el momento de que nadie lo quiera ser". El alcalde de Gozón aseguró: "No entiendo la crispación que existe en la política en este momento". Los dos hablaron que sus concejales no cobran, pero tienen problemas "en casa, en el trabajo... y así ¿vamos a poder decir que sigan?". No parece una buena solución.

Las competencias impropias

La Alcaldesa de Avilés explicó que el municipalismo español tiene ante sí una serie de retos que solucionar y puso como ejemplo "definir suficientemente bien la suficiencia competencial y financiera", es decir, centrar qué servicios son propios de los ayuntamientos y cuál es el dinero disponible para salvarlos.Y es que, explicó, las administraciones locales tienen para sí competencias que son propias (el Urbanismo), pero también las que no lo son (la administración del ingreso mínimo vital). Contó, por ejemplo, que los ayuntamientos ponen el trabajo para administrarlo, pero el Gobierno de la región no ha contado con ellos para nada.

Anibal Vázquez, el alcalde de Mieres, mencionó la limpieza de los 168 kilómetros de riberas fluviales que cruzan su municipio. "Pero luego vas y te encuentras con Confederación te dice que allí donde hay una casa es terreno urbano... y así al final se quedan con 50 kilómetros nada más. El otro día llamo a la consejería. Que hay una caldera rota en un colegio. Ay, que eso es mantenimiento. Administrar un municipio sin dinero es como ir de compras y quedarte a ver los escaparates", dijo el regidor mierense.

Jorge Suárez, de Gozón, puso de ejemplo la limpieza del litoral. "¿De qué playas? ¿De Verdicio, Xagó, Bañugues y Luanco? ¿Y las otras? ¿Es el ayuntamiento el que tiene que cargar con este gasto?" Sergio Hidalgo, de Salas, recordó: "En Salas hay doscientos y pico pueblos... y nos han cerrado Danone".

Compartir el artículo

stats