Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento activa el trámite para hacerse con una parcela del plan de la muralla

Los terrenos, en los números 16 y 18 de la calle Las Alas, son titularidad de la Asociación Avilesina de la Caridad, inactiva desde 1936

El muro que cierra la parcela de la Asociación Avilesina de la Caridad, en los números 16 y 18 de Las Alas. | M. F.

El Ayuntamiento de Avilés ha emprendido los trámites para hacerse con una parcela situada dentro del plan de La Muralla-Las Alas que es catastralmente de su titularidad pero que registralmente es de una asociación inactiva desde el estallido de la Guerra Civil, la Asociación Avilesina de la Caridad.

La parcela en cuestión está situada a la altura de los números 16 y 18 de la calle Las Alas y pese a que registralmente es titularidad de esta asociación, inactiva desde 1936, el Ayuntamiento la lleva manteniendo y limpiando más de 25 años (desde 1995), primero como aparcamiento público y luego, como almacén, desde la peatonalización de la calle.

Con una superficie de 1.786 metros cuadros, es una de las piezas del puzzle del plan de la Muralla-Las Alas que queda por despejar y cuya titularidad afecta a la reparcelación del APE-CH3, principal ámbito del Plan Especial de mejora y Reforma Interior del Casco Histórico de Avilés.

El Ayuntamiento pretende iniciar la fase de la liquidación de la Asociación Avilesina de Caridad, que en esos mismos terrenos inauguró a principios del pasado siglo unos grandes comedores sociales (con capacidad para 200 comensales) y años después también una escuela para niños abandonados.

Los Estatutos de la entidad recogen que "en el caso de disolución, los fondos que hubiere después de pagadas todas sus obligaciones, se destinarán a las casas de beneficencia". Un informe de 1986 deja constancia de que la asociación no tuvo funcionamiento efectivo desde 1936 y que las personas que estaban al frente de la misma ya habían fallecido.

En 1987 hubo un intento de revitalizarla, nombrando una nueva directiva. Pero la asociación en cuestión, concluyen los servicios jurídicos del Ayuntamiento, dejó de cumplir sus fines sociales en 1936 y no adaptó sus estatutos a la nueva ley ni a su normativa de desarrollo, por lo que "debe considerarse disuelta, debiendo abrirse la fase de liquidación".

En el Consistorio se defiende que "el interés público resulta evidente atendiendo a que el producto de la liquidación del bien de la asociación deberá revertir a entidades de la de la ciudad que realicen fines análogos a los que constituían los de la Asociación, para que aunque sea de modo indirecto, sigan cumpliéndose los fines de interés general para los que se creó".

Lo que se pretende es iniciar un expediente de jurisdicción voluntaria, solicitando de la declaración de disolución de la Asociación Avilesina de Caridad, y que el Ayuntamiento (que según sus Estatutos ostenta su tutela) sea nombrado como liquidador en este procedimiento y se convierta en titular de la parcela. Y para dar ese paso, se requiere su aprobación en el Pleno por mayoría absoluta de la Corporación.

Compartir el artículo

stats