Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno impulsará la economía circular con 192 millones en ayudas

La directora general de Calidad Ambiental justifica las tasas al plástico de un solo uso y por depositar residuos en vertederos

Marta Gómez Palenque y en segundo término, Nieves Roqueñí, ayer, en el curso de La Granda sobre economía circular. | María Fuentes

El Ministerio de Transición Ecológica (Miteco) se valdrá de la muy antigua fórmula motivacional del palo y la zanahoria para tratar de acelerar la implantación de la llamada economía circular en España, un camino irreversible toda vez que es la Unión Europea la que obliga a transitarlo. Palo por ejemplo –con el gravamen mediante tasas– para quienes se empeñen en perpetuar conductas que despilfarran recursos, como la utilización de plásticos de un solo uso para fabricar bienes de consumo o el vertido indiscriminado de residuos en vertederos. Y zanahoria –en forma de subvenciones– a quienes, por ejemplo, decidan invertir en procesos productivos más sostenibles o mejoren sus sistemas de gestión de residuos y subproductos.

La directora general de Calidad y Evaluación del Miteco, Marta Gómez Palenque, habló ayer de todas estas y otras importantes novedades, que emanan de la nueva Ley de Residuos, en el transcurso de una jornada titulada "Economía circular para la descarbonización", impulsada por la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo en el marco de los cursos de verano de La Granda.

"Se trata de ser cuanto más eficientes mejor, porque será mejor para nuestros ecosistemas pero también para el bolsillo de cada una de las empresas y también de la ciudadanía, que debe aprovechar el importante número de ayudas al autoconsumo que existen y más que se pondrán sobre la mesa", recalcó la ponente. Gómez Palenque dio a conocer la estrategia global, el plan de choque 2021-2023 y los instrumentos que el Miteco pone a disposición de otras administraciones, de las empresas y de la ciudadanía en general "para transformar el modelo económico de producción y de consumo lineal".

Los "deberes" de las empresas y la Administración pasan, según la responsable ministerial, por "hacer un uso más eficiente de la energía, valorizar sus residuos y sus productos y reducir el consumo de materias primas vírgenes". Las tasas que incluye la Ley de Residuos para gravar los plásticos de un solo uso (0,45 euros por kilo) y los depósitos en vertederos (la tasa fluctúa de 1,5 a 40 euros por tonelada según los tipos de residuo y vertedero) se justifican para "incentivar" la economía circular y la previsión es que entren en vigor el 1 de enero de 2023 como muy tarde.

Gómez Palenque también fechó para diciembre de 2022 la convocatoria de una línea de ayudas estatal dotada con 192 millones de euros para favorecer el "ecodiseño" de productos (70 millones), la gestión de residuos (43), la digitalización (30) y la reducción del consumo de materias primas vírgenes (48).

Compartir el artículo

stats