Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros fondos del plan de la muralla, para expropiaciones

El Ayuntamiento inicia los contactos con los afectados por la primera fase, que contempla el derribo de varios edificios

Edificios que se demolerán para recuperar el sector nordeste de la muralla de Avilés, la primera fase del plan de La Muralla-Las Alas. | Mara Villamuza

Los primeros fondos que gestionará Avilés para avanzar en el plan que devolverá a la ciudad parte de la muralla que se creía perdida se destinarán al pago de las expropiaciones que habrá que acometer para recuperar el sector nordeste del recinto amurallado, en la esquina entre las calles de La Muralla y El Muelle. Fuentes municipales confirman que el Ayuntamiento ha iniciado los contactos con los afectados por esta primera fase del plan, que incluye el derribo de varios edificios en esa zona.

La última junta de la Mancomunidad Comarca Avilés formalizó un acuerdo con el Ayuntamiento de Avilés, delegando en la administración local las gestiones de todas las actuaciones administrativas y materiales necesarias para la disponibilidad de los terrenos por parte de la entidad supramunicipal para que esta pueda encargar los proyectos, estudios y obras necesarias para la recuperación de ese primer tramo de muralla, el más próximo a la iglesia de San Antonio de Padua, en la esquina entre las calles de La Muralla y El Muelle. Este acuerdo está directamente relacionado con los fondos que recibirá el plan de la muralla de las arcas de la entidad mancomunada (más de medio millón de los 1,8 que mueve el Plan de Sostenibilidad Turística). Según las fuentes consultadas, buena parte de ese dinero que gestionará la Mancomunidad se pretende destinar al pago de las expropiaciones de la primera fase del desarrollo del ámbito de actuación (el AP CH-3, que incluye el área de Las Alas).

Según el estudio de detalle, ahora en fase de información pública, en ese último tramo de la calle La Muralla se pretenden demoler todas las edificaciones adosadas a la muralla para dejar visto todo el paño. Se mantendrá únicamente como edificable como equipamiento público el solar del número 40. En él se pretende construir un nuevo edificio, posible centro de interpretación de la muralla y con un paso peatonal hacia la plaza de Carlos Lobo. También se plantea dejar de espacio libre ajardinado la mayor parte del fondo de las edificaciones a demoler. Para hacer todo esto hay que expropiar. Dinero, ya hay.

Compartir el artículo

stats