Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Alcalde de Gozón apela a la responsabilidad en el Carnaval estival

"Me preocupan especialmente las intoxicaciones etílicas", asegura Jorge Suárez ante una celebración que se prevé multitudinaria

Ambiente en el Carnaval de verano de Luanco de 2019. RICARDO SOLIS

La previsión, a tenor de lo acontecido en otras fiestas multitudinarias del verano asturiano, es que el Carnaval de verano a celebrar en la madrugada de este domingo al lunes en Luanco se caracterice por la masificación; y la esperanza de las autoridades, también a tenor de experiencias previas, que la fiesta discurra sin incidentes reseñables. Y para que ese deseo se cumpla el Alcalde, Jorge Suárez, apela a la "responsabilidad y civismo" de los asistentes, que en su inmensa mayoría serán jóvenes. De todos modos, el dispositivo de seguridad contará con más de medio centenar de agentes de la Guardia Civil, la mayoría no uniformados, que vigilarán en las calles.

La previsión de un carnaval masificado se afianza, entre otras observaciones, en la comunicación que ya han hecho las compañías de transporte por carretera de que habrá "entre 30 y 40" servicios discrecionales de autobús, a los que se han de añadir las miles de personas que llegarán a Luanco en buses de línea regular (que aumentarán el número de frecuencia y los horarios de funcionamiento) y en vehículos particulares. Para los buses discrecionales se habilitará un aparcamiento en Balbín al objeto de que no tengan que entrar en el núcleo urbano, de modo que los pasajeros habrán de bajar a Luanco a pie.

Las fuerzas del orden y la administración sanitaria repetirán el guión de carnavales pasados, pero con refuerzos en el número de efectivos –hasta un total de 70 personas van a ser movilizadas– y un mayor control preventivo de drogas, armas y sustancias u objetos sospechosos de poder ser utilizados para lograr la sumisión química o "needle spiking" (clavar aguja en inglés). Habrá un hospital de campaña en el parque Zapardel, patrullas a pie que vigilarán las calles, un destacamento de seguridad permanente en la estación de autobuses, probables controles de alcoholemia y vigilancia privada que ayudará a la Guardia Civil.

También a la Policía Local en "puntos calientes" como el cabildo de la iglesia o la plaza de los Capitanes de la Marina Mercante. Además, estarán en la calle voluntarios de Protección Civil y voluntarias que atenderán un "punto lila" al que puede acudir cualquier persona en busca de ayuda o consejos relacionados con abusos sexuales o malos tratos.

"Ponemos todo de nuestra parte en materia de salud y seguridad para que la fiesta discurra en paz, pero son miles de personas las que se reúnen en Luanco esa noche y el carácter espontáneo de la celebración del carnaval impide estar en todos los sitios, por lo que es muy importante la colaboración y responsabilidad de todos", reseña el Alcalde, quien añade que su principal pesadilla es la práctica descontrolada del botellón y las consecuencias del mismo.

Las intoxicaciones etílicas, especialmente las que padecen los menores de edad. "Creo que también los padres tenemos algo que hacer a ese respecto", apostilla el Regidor. La única actividad festiva que el Ayuntamiento organizará este domingo es la fiesta de carnaval infantil, que como años anteriores se celebrará en el muelle viejo a partir de las 19.00 horas.

Compartir el artículo

stats