Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés se prepara ya para recibir hasta 25.000 asistentes la noche de los fuegos

Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil cooperan con más de 200 efectivos para reforzar la seguridad durante las fiestas patronales

Fuegos artificiales desde el Centro Internacional Niemeyer. RICARDO SOLIS

Avilés se prepara para sus fiestas patronales, en las que calcula que pueda llegar a atraer hasta 25.000 personas en un solo día, el sábado 27 de agosto, al coincidir los conciertos con los fuegos artificiales. Una cifra que podría superar incluso las alcanzadas antes de la pandemia. Más de 200 efectivos de la Policía Local, la Policía Nacional y la Guardia Civil se encargarán de la seguridad en los momentos de mayor concentración de personas. A las plantillas habituales se sumarán refuerzos de patrullas especiales tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil, que incluirán desde un buen número de agentes no uniformados hasta un helicóptero de la Policía Nacional. Avilés es todo un hándicap, por la concentración de miles de personas en un espacio reducido para conseguir una movilidad ordenada.

La coordinación de los cuerpos y fuerzas de seguridad es fundamental para garantizar la seguridad en eventos multitudinarios. La Policía Local, en coordinación con la Policía Nacional, ya inició a primeros de junio los preparativos para unos festejos en los que se prevé una mayor participación de personas, tras las restricciones impuestas por la pandemia por el covid-19. "Lo que ocurre en otros eventos, en los que se ha incrementado el número de asistentes, no sirve como referente para preparar y organizar los dispositivos de seguridad y programar los servicios extraordinarios que se necesitarán", señaló Rafael Rodríguez, jefe de la Policía Local de Avilés.

Aproximadamente a mediados del mes de julio se solicita al Ayuntamiento la planificación de todos los eventos y los horarios de las actividades para que los cuerpos de seguridad implicados puedan ir planificando ya al detalle tanto los operativos de seguridad como los efectivos que necesitarán en cada una de las actividades. En la última semana de julio se produce una reunión con la concejalía de Festejos donde se repasan todos los aspectos de la programación y se proponen medidas de seguridad concretas. Posteriormente se produce otro encuentro en el que también participan otras concejalías que programan actividades, como la de Deportes y Turismo. A esa también se suman técnicos municipales de distintos servicios: alumbrado, agua, recogida de basura, etcétera. "Cada evento tiene sus características, en función del público que pueda asistir, el lugar en el que se celebre, el día y la hora, hasta el espacio donde se instalen las atracciones infantiles o dónde se colocan los escenarios. Todo es importante a la hora de planificar las medidas de seguridad que se deben implantar", señaló el jefe de la Policía Local.

La mayor complicación será la noche del sábado 27 de agosto, por la confluencia de miles de personas en unas horas y espacios muy concretos. La programación incluye la actuación de la orquesta "Assia" en La Exposición (Las Meanas) entre las 21.30 y las 22.30. Nada más finalizar esta actuación comenzará el concierto de "Café Quijano" en la plaza del Centro Niemeyer, que acabará para el lanzamiento de los fuegos artificiales, a medianoche, en el paseo de la ría. Y, a continuación, volverá a actuar la orquesta "Assia" en La Exposición.

El operativo en este caso será discreto pero enorme para una ciudad como Avilés. Además de la participación de todos los agentes disponibles de la Policía Local, la Nacional aportará un número importante de agentes de la Comisaría de Avilés además de refuerzos de la Unidad de Prevención y Reacción de Gijón, Tedax (explosivos), guías caninos y un helicóptero que sobrevolará la ciudad a unos 300 metros de altura con una cámara de alta definición. Será el ojo de halcón que reportará información a los efectivos en tierra.

"Avilés es una ciudad segura, pero se optimizan los recursos al máximo, focalizando la atención en los momentos y los lugares donde más necesidad haya. La problemática suele ser la mezcla de alcohol con otro tipo de sustancias, que pueden dar lugar a alguna pelea", indicó Ángel Carballal, Inspector jefe de la Policía Nacional en la Comisaría de Avilés. "Una vez que conocemos los eventos programados, se visitan los lugares donde mayor incidencia va a tener la programación y se planifica en colaboración con la Policía Local, y se decide entonces si es suficiente con los efectivos que tenemos o es necesario pedir refuerzos. Es necesario programar las medidas de seguridad a máximos, para tener previsto y poder actuar ante cualquier eventualidad", añadió.

A todo ello se sumará la Guardia Civil, con las divisiones de la intervención de armas para inspeccionar el estado de los dispositivos de disparo de los fuegos artificiales y las medidas de seguridad que se deben cumplir. También la agrupación de Tráfico, los GEAS –el grupo de submarinismo–, el Seprona, Seguridad Ciudadana, y Policía Judicial, además de la posibilidad de solicitar refuerzos si fuera necesario.

Pero el número de personas y organizaciones implicadas en la noche de los fuegos es enorme: la Autoridad Portuaria, Renfe, Feve, Adif, el personal del Centro Niemeyer, Arcelor –incluido su personal de bomberos–, Bomberos de Asturias, Protección Civil; Capitanía Marítima, el Hospital San Agustín y su servicio de urgencias, el Aeropuerto –hay que establecer un pasillo el tiempo que duren los fuegos, la compañía de ambulancias Transinsa, y los servicios municipales.

El mercadillo medieval

Todo esto solo en la noche de los fuegos artificiales, pero los dispositivos de seguridad ya están operativos en función de las actividades programadas y que ya se están realizando. Una de las medidas previstas es la de organizar el acceso al mercadillo medieval. "El caso histórico es reducido y es un evento que atrae a multitud de público, lo que obliga a tener previsto un circuito de entrada y salida, e incluso si fuera necesario cortar el acceso en algún momento. Pero esas decisiones se adoptan en función de cómo evolucione la afluencia", explicó el jefe de la Policía Local.

Compartir el artículo

stats