Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo uno de cada 20 alumnos de Náutica se decanta por la profesión pesquera

El director de la escuela de formación de Gijón defiende en La Granda la implantación de un "modelo flexible" para incentivar las vocaciones

EL BARCO PESQUERO. MARA VILLAMUZA

El problema del relevo generacional en la pesca asturiana se ha vuelto crónico y amenaza con tornarse crítico a tenor de lo que ayer manifestó en los Cursos de La Granda el director del Centro Integrado de Formación Náutico Pesquera de Gijón, Indalecio Estrada: "Solo el 5 por ciento de nuestro alumnado se decanta por la profesión pesquera; el resto enfoca su carrera en otros sectores". Esa baja preferencia –uno de cada veinte– de los recién titulados en náutica por la pesca se viene dando durante la última década, según reseña Estrada. A lo que habría que añadir que la matrícula de la antigua Escuela de Formación Pesquera de Gijón está compuesta por alumnos tanto de Asturias como de otras comunidades; es decir, que ni siquiera el cien por ciento de los titulados tiene un apego territorial que haga pensar en que su horizonte profesional estará ligado al Principado.

Esos "otros sectores" en los que los titulados en náutica buscan salidas profesionales son variopintos: náutica de recreo, remolcadores, plataformas "off shore", la estiba, las lonjas pesqueras o empresas de servicios náuticos. "La pesca, lamentablemente, es una opción minoritaria", confirma el director del centro de formación náutica de referencia en Asturias. Esta realidad que se manifiesta con tanta crudeza en el Principado es común al resto de España, según pusieron de manifiesto los demás ponentes presentes en el curso de La Granda dedicado ayer a la pesca, su presente y su futuro.

Se han multiplicado las oportunidades laborales para los expertos en náutica y la pesca, aparentemente, sale perdiendo en las comparaciones.

decoration

Sobre el por qué hay crisis de vocaciones pesqueras, Indalecio Estrada aseguró que existe una "competencia de escenarios" y pugna de sectores por "atraer personal especializado". Es decir, que se han multiplicado las oportunidades laborales para los expertos en náutica y la pesca, aparentemente, sale perdiendo en las comparaciones. "Para que la pesca vuelva a ser atractiva a ojos de los jóvenes lo primero que hay que hacer es una reflexión conjunta sobre las razones por las que el sector no suscita interés o por qué lo que ofrece no convence", manifestó Estrada.

El responsable de la Escuela de Formación Pesquera de Gijón, de todos modos, no obvió la posible responsabilidad del sistema educativo: "Una mayor flexibilidad del modelo, el tratamiento singularizado de la formación pesquera en el marco general de la educación náutica y la implantación de un modelo tendente al sistema dual que combine práctica y teoría, también con posibilidad de enseñanza a distancia, podrían ser un estímulo para mejorar las cifra actuales de titulados pesqueros".

Esa pretendida reforma educativa sobre la base de una mayor "flexibilidad" es también una reivindicación de la patronal pesquera, Cepesca, y de la patronal de detallistas de pescado, Fedepesca, que coinciden en que "hace falta reformar la Formación Profesional en España y aplicar un sistema dual más práctico para garantizar la preparación de los trabajadores del mar".

Esa pretendida reforma educativa sobre la base de una mayor "flexibilidad" es también una reivindicación de la patronal pesquera, Cepesca, y de la patronal de detallistas de pescado, Fedepesca.

decoration

El presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, Basilio Otero, también se hizo eco en su intervención en el panel de expertos de La Granda del "problema enquistado" de la falta de relevo para los pescadores que dejan el oficio por jubilación o por cansancio. Y la directora general de Pesca Sostenible del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la luanquina Isabel Artime, extendió la crisis de vocaciones pesqueras a los armadores, pues bajo su punto de vista también hay "bajos índices de incorporación de empresarios al sector".

Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en que la rentabilidad de la actividad –de un tiempo a esta parte muy volátil– es el factor determinante que aleja de la pesca tanto a futuros trabajadores como a empresarios. Para salir de esa espiral destructiva el Gobierno, según expuso Isabel Artime, confía tanto en la reforma que se anuncia de la Política Pesquera Comunitaria como en la nueva Ley de Pesca en fase actualmente de tramitación parlamentaria.

Compartir el artículo

stats