Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nyrstar, la competencia directa de Azsa, deja su fábrica holandesa sin producción

El incremento del precio de la energía consecuencia de la guerra de Ucrania lleva a la planta de Budel, que ya estaba al 50 por ciento, a modo de reposo

Las instalaciones fabriles de Budel. Nyrstar

Nyrstar, la empresa que se dedica a fundir cinc del conglomerado de empresas Trafigura –competencia directa de Asturiana de Zinc y, en consecuencia de Glencore–, anunció esta semana su intención de dejar su planta de Budel, en el sur de los Países Bajos, en "stand by", es decir, anunció su intención de reducir a cero su producción de cinc metal a partir del próximo 1 de septiembre. Se da la circunstancia de que la planta estaba ya al cincuenta por ciento desde octubre del año pasado. Además, también lo estaban las de Balen (Bélgica) y Auby (Francia). Según una nota oficial, estas últimas "continuarán operando a una capacidad parcialmente reducida".

La razón que la multinacional aduce para esta reducción de metal es "para dar respuesta a varios factores externos" que no identifican, pero que los analistas de los mercados internacionales de materias primas señalan preferentemente como el incremento del precio de la energía en Centroeuropa como consecuencia de los recortes de gas ruso tras la invasión de Ucrania.

La fábrica de Budel tiene una capacidad de 315.000 toneladas de cinc metal (la de San Juan de Nieva supera el medio millón de toneladas). En la misma nota oficial se señala que la reducción de producción no afectará al empleo.

Los propietarios de Asturiana de Zinc, el conglomerado anglosuizo Glencore, señalaron hace pocas semanas –cuando publicaron los resultados del grupo en el primer semestre del año– que la caída de producción del cinc (un 12 por ciento con respecto al mismo período del año pasado) se debió a la "suspensión de la línea de cinc de Portovesme en el cuarto trimestre del año 2021", en la isla italiana de Cerdeña. Y esto es así, continuó la compañía en una nota oficial, por "los altos precios de la energía en Europa".

La situación energética en España está parcialmente contenida, por el momento, por el acuerdo alcanzado por España y Portugal con la Unión Europea conocido como "excepción ibérica". Este término describe el mecanismo de intervención en el mercado eléctrico con el fin de rebajar el precio del mercado mayorista.

Compartir el artículo

stats