Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio urbano en letargo: aumentan las casonas en venta en el casco histórico de Avilés

Edificios, muchos centenarios y catalogados, se ofrecen por miles de euros y precisan rehabilitaciones para uso particular o empresarial

Una de las casonas en venta en Avilés, en la calle Galiana. | María Fuentes

Uno de los chalés en venta más caros de Avilés ronda los 750.000 euros –ha sido rebajado en los últimos meses– y está situado en el centro de la calle Galiana. Casi por el mismo precio se ofrecen casonas en La Ferrería o en la calle Palacio Valdés. Son “joyas” del patrimonio urbano, y cada vez más hay donde elegir en la llamada “almendra” avilesina. En el casco histórico se venden edificios completos, espacios exclusivos a precios inalcanzables para la mayoría de avilesinos: la renta media anual bruta por habitante en Avilés y comarca es de 13.438 euros, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entonces, ¿quién compra estas viviendas? Hay distintos perfiles, según los expertos. Si bien en el levante suelen ser extranjeros los que se hacen con las propiedades más exclusivas por tamaño o ubicación, en Asturias las construcciones tipo palacete "tardan en salir, son edificios muy protegidos". "Desde que se compran hasta que se ejecuta una rehabilitación pasa demasiado tiempo", explican. Muchos de los edificios en venta en el casco antiguo de Avilés son centenarios y cuentan con algún tipo de catalogación. A la mayoría de constructores no les interesa pese a que el suelo escasea en el casco urbano.

"Suelen destinarse al sector servicios: hoteles, viviendas turísticas o restaurantes", explican agentes inmobiliarios. El ejemplo más reciente, el café Colón. Un empresario asturmexicano adquirió el pasado marzo junto a una sociedad inmobiliaria local el edificio centenario situado en la plaza de Pedro Menéndez para reabrirlo como apartamentos turísticos.

Fachada del número 36 de Galiana, edificio que será rehabilitado. | M. V.

Si en las búsquedas de vivienda en diferentes portales inmobiliarios se baja a la cifra de 700.000 euros, aumentan considerablemente las propiedades que se ofrecen por ese precio. En la calle Francisco Pizarro, por ejemplo, se vende un inmueble de 208 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 3.000: siete dormitorios, tres baños, bodega….

Por debajo de los 700.000 euros también se pueden adquirir casonas, algunas con más de cien años de antigüedad y casi todas con un handicap: precisan una reforma prácticamente integral. Es el caso de un chalé en Emile Robin, que se ofrece por poco más de 600.000 euros. Si la búsqueda se amplía a la comarca, las posibilidades de encontrar residencias centenarias en venta son mayúsculas.

En los anuncios, los vendedores intentan captar a posibles compradores ofreciendo los edificios como una oportunidad para la construcción de hoteles o promociones de viviendas. La mayoría tienen bajos comerciales, algunos aún abiertos al público; otros, esperando el momento de salir del letargo. La lista es larga, y algunas casonas llevan ya años en venta sin éxito.

Entre los edificios con nuevas oportunidades, predomina la construcción de apartamentos. El ejemplo más reciente está en Galiana , 36. Este edificio en ruinas estaba incluido en el Programa de Edificación Forzosa de abril de 2018 con doce solares más, todos ellos del casco histórico de la ciudad. En los últimos días han comenzado obras –la licencia fue concedida el pasado junio– para darle otra vida: la previsión es construir una oficina y vivienda unifamiliar.

Compartir el artículo

stats