Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilar Llácer | Filósofa, experta en Recursos Humanos

"Las pymes, que son nuestro tejido empresarial, empiezan ahora la digitalización", dice Pilar Llácer

"La nota media de corte en una carrera está provocando una brecha entre las personas que pueden permitirse pagar una universidad privada y las que no pueden llegar"

Pilar Llácer, ayer, en La Granda. Mara Villamuza

Pilar Llácer es doctora en Filosofía y experta en Recursos Humanos. Es autora, por ejemplo, de "Te van a despedir y lo sabes" (Almuzara) o "Por qué recursos humanos debería ser como Netflix"! (Almuzara). Atiende a LA NUEVA ESPAÑA en el descanso del curso "Las competencias de los jóvenes y los desajustes con las necesidades laborales".

–¿Existe desde siempre un déficit entre las ofertas formativas y lo que demandan las empresas?

–No, pero ha evolucionado. Le explico. Los puestos más demandados hace diez años tenían que ver con la tecnología y el número de plazas en la universidad pública relacionadas con este campo, sin embargo, no crece desde hace seis. Esto lo que hace es que los perfiles más demandados –ciberseguridad, especialista en datos– no existen desde hace cinco o seis años. A esto se ha sumado una pandemia que ha hecho replantearse el trabajo de muchas personas, no sólo los informáticos. Este tipo de perfiles no es que estén mal pagados, no es que no quieran trabajar, no, lo que quieren son proyectos que aporten valor: quieren trabajar, a lo mejor, desde cualquier parte del mundo, no estar sometido a una serie de políticas internas. Entonces sí que ahora se está viendo esta brecha muchísimo más profunda que en los años pasados.

–¿Se ha formado entonces una especie de aristocracia laboral?

–Sí, sí. Hay otro tipo de profesionales relacionados con la hostelería, con la construcción, con el transporte y la logística... Hay que fijarse en los hábitos de consumo. ¿Quién es el culpable de que se cierren las oficinas de los bancos?

–Dígame.

–Es el usuario porque un día dejas de ir a las oficinas. Esto ha cambiado completamente.

–¿La reclamación mayor de perfiles laborales son tecnológicos, entonces?

–Sí, todo lo relacionado con Ciencias, Matemáticas e Informática. Las grandes empresas ya tienen muy avanzada la digitalización, pero las pymes, que son nuestro tejido empresarial, empiezan ahora, así las pequeñitas empresas han descubierto que esto es relevante.

–¿Los "números clausus" en las carreras más demandas ayudan a seleccionar a los mejores?

–Es un problema que tienen las empresas. ¿El mejor expediente es el mejor profesional? ¿Por qué seguimos fijándonos en los mismos criterios de excelencia que hace dos siglos? A lo mejor hay que poner en valor otras competencias. Esta es una de las paradojas del mercado que luego, al final, sólo te piden un expediente académico. La nota media de corte en una carrera está provocando una brecha entre las personas que pueden permitirse pagar una universidad privada y las que no pueden llegar. Este es uno de los grandes problemas de este país.

–O sea, que si tengo dinero puedo hacer un doble grado.

–O Medicina. O Matemáticas solo. Ahora es de las carreras más demandadas para diseñar los algoritmos o para estudiar la toma de decisiones en la intelegencia artificial. Había muy pocas plazas porque era una carrera que no estudiaba nadie. Y ahora la nota de corte se ha triplicado y muchos profesores se van a la empresa privada.

Compartir el artículo

stats