Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de San Agustín | Una caña con...

Marisol Delgado, psicóloga: "La música nos desinhibe y nos da bienestar, que falta nos hace"

"Me parece importante que se potencie la ilusión y el esfuerzo de los solistas y los grupos de aquí, de Avilés y la comarca"

Marisol Delgado, caña en mano y con la bici por la que se mueve en Avilés, posa para LA NUEVA ESPAÑA en el barrio de Sabugo. | María Fuentes MARIA FUENTES

LA NUEVA ESPAÑA de Avilés promueve una serie de entrevistas que se desarrollará durante toda la Semana Grande de San Agustín. Profesionales avilesinos de diversos gremios van a contar qué es lo que prefieren de las fiestas patronales, qué buscan en el programa festivo y qué recomiendan a los que no conocen un municipio que estos días tira la casa por la ventana. 


Marisol Delgado (Villalegre, Avilés, 1967) es psicóloga y trabaja con diferentes colectivos de la ciudad. Pero su vida es mucho más que trabajo. Madre, abuela y melómana empedernida, Delgado es ejemplo de vitalidad.

San Agustín, Antroxu, Comida en la Calle... ¿con cuál se queda?

–Ay, qué difícil me lo pones... En Avilés podemos, sin duda, presumir de saber disfrutar de cada fiesta, de cada celebración. Tenemos además la virtud y la costumbre de buscar la forma de divertirnos colectivamente, ya sea en un concierto, con un artilugio bajando entre agua y espuma por Galiana o ante la visión de unas empanadas y unas tortillas dispuestas sobre el mantel de la Comida en la Calle. Ahora bien, en caso de tener que elegir una y dejando claro que me gustan todas, me inclino siempre un poco más por el Antroxu.

–¿Por qué?

–Porque no hay fiestas más irreverentes, imaginativas, espontáneas y desenfadadas. Y por lo mucho que nos gusta en casa disfrazarnos, ya sea con algo más preparado o con lo primero que pillemos. Ha habido años en los que hemos participado en todo, en el Descenso, en el desfile, en la gymkana...

–Toca San Agustín. ¿Qué es lo que más le atrae del programa festivo?

–Los conciertos de "La Grapa". ¡El soul me puede, qué quies...! También el festival "La Mar de Ruido", el de la cerveza, el de teatro clásico, el mercado medieval ... No hay nada que me preste más que salir de trabajar y encontrarme con diferentes actividades por varios puntos de la ciudad.

–¿Es de las que se sube al "Saltamontes" o coge sitio en primera fila para ver los fuegos artificiales?

–Los fuegos los veo desde donde cuadre, no soy de ponerme en primera fila, la verdad. Para subir en el "Saltamontes" o en lo que sea sí que no me importa hacer cola. Ahora, con los nietos y les nietes, aprovecho para subir en todo lo que pueda. Ya llovió desde que por estas fechas de San Agustín, siendo bien pequeñas, nos poníamos mi prima Ana y yo donde la noria para que nos colaran cuando necesitaban meter a alguien de contrapeso...

–¿Prefiere orquestas o conciertos?

–Todo, la música que no nos falte. ¡Qué necesidad tenemos de fiestas y especialmente de música! A nivel individual y colectivo, por el contagio emocional que la música nos provoca. Y, al ser en directo, nos reforzamos, nos desinhibimos y percibimos que ocurre lo mismo con quienes están a nuestro alrededor. Esto aumenta los niveles de bienestar subjetivo que percibimos. Una gozada. Me parece muy importante, además, que se dé espacio a solistas y grupos de aquí, de Avilés o de la comarca, que se potencie su ilusión, su esfuerzo y su buen hacer. Destacar, por último, la gratuidad de casi todas las actuaciones de orquesta y de casi todos los conciertos. Que todo el mundo podamos participar por igual.

–El mejor barrio para tomar el vermú en San Agustín es...

–Ay, otra vez me pones en apuros... ¡Será porque no tenemos lugares estupendos para "vermutear" por la villa! Sabugo, la zona centro, el Carbayedo... Lugares donde nos atienden de primera y en los que siempre te encuentras con gente conocida.

–¿Un plan perfecto para disfrutar de agosto en Avilés?

–Una rutilla o paseo por la mañana, vermutear y comer por alguno de los sitios que mencioné antes. Ya a partir de la tarde, ir con la gente menuda a "los caballitos" (así se llamaron en mi casa toda la vida), hacer alguna de las visitas guiadas que se organizan, ver el teatro por la calle y terminar tomando algo en alguna de las plazas en las que suene música. Como puedes ver, cosinas sencillas, pero muy gratificantes.

–¿La Luz, San Agustín o qué fiesta hay que guardar?

–Lo de guardarlas... Quizá mejor vivirlas, ¿no?

Compartir el artículo

stats