Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ovetense de 32 años desaparece en el mar cuando pescaba en el faro de San Juan

La víctima es camarero en una sidrería | Un amplio dispositivo de búsqueda rastrea el litoral desde La Peñona de Salinas hasta Peñas

Una patrullera de la Guardia Civil en la bocana de la ría, a la altura del faro de San Juan. | María Fuentes

Un joven pescador de 32 años y vecino de Oviedo se precipitó el miércoles a la mar cuando pescaba en el faro de San Juan. Un amplio dispositivo compuesto por Guardia Civil, Salvamento Marítimo, el Servicio de Emergencias de Principado y Bomberos de Asturias participan en las labores de búsqueda por tierra, mar y aire desde esa misma noche. El operativo se prolongó hasta la madrugada del jueves y continuó durante todo el día de ayer, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA en su edición digital.

Un helicóptero, ayer, sobrevolando la costa gozoniega. | María Fuentes

El desaparecido es camarero en una sidrería de Oviedo y su identidad corresponde a las iniciales M. A. V. V. Según las fuentes consultadas, las alarmas saltaron cuando el joven no se presentó el miércoles en su puesto de trabajo, lo que extrañó en el negocio, desde el que se pusieron en contacto con la familia.

La Guardia Civil recibió el aviso a las 22.30 horas del miércoles, y de inmediato se activaron el helicóptero de Salvamento Marítimo (el Hélimer, el único que vuela por las noches), además de efectivos de la Guardia Civil. El rastreo se mantuvo hasta las 04.00 de la mañana.

Según las fuentes consultadas, y confirmaron varios testigos, en el entorno del faro se localizaron los utensilios de pesca del desaparecido, incluida una caña, y su vehículo. Sin embargo, no se sabe exactamente dónde se produjo la caída ni las circunstancias, debido al fuerte viento que azotaba en la zona y que pudo haber desplazado esos utensilios del lugar en el que se encontraba el pescador en el momento en el que se precipitó al mar.

Una de las dificultades con las que se encuentra el operativo de búsqueda es el mal estado de la mar, con mar de fondo, lo que ha impedido la participación del Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Sin embargo, siempre según las mismas fuentes, no se descarta que sus integrantes se puedan incorporar si se prolongan en el tiempo las labores de búsqueda.

Esa mar de fondo también provoca fuertes corrientes que, según conocedores de la zona y pescadores, suelen arrastrar hacia el Este, hacia la playa de Xagó y el Cabo Peñas. Sin embargo, el área de rastreo de los equipos de búsqueda se extendía ayer desde La Peñona (en el extremo oeste de la playa de Salinas) hasta el Cabo Peñas, pasando por y los arenales de Salinas, El Espartal, San Juan, el espigón, la bocana de la ría, el entorno del faro de San Juan y la playa de Xagó.

Fuentes de la Guardia Civil y del Servicio de Emergencias del Principado señalaron que en las labores de búsqueda participan, por turnos, el helicóptero del Instituto Armado, el Hélimer y el de Salvamento Marítimo, además de sus embarcaciones. También efectivos de la Benemérita rastrean la costa por tierra.

Un habitual de la zona

Según confirmó un testigo de la búsqueda durante la noche del miércoles, familiares del joven pescador se desplazaron hasta la zona, pero ya de madrugada se fueron al suspenderse sin éxito la búsqueda. Al parecer, M. A. V. V. iba con frecuencia al entorno del faro a pescar, por lo que tenía bastante conocimiento de ella.

La Guardia Civil trataba de averiguar ayer la zona en la que pudo haberse precipitado al mar y las circunstancias del accidente. Fuentes del Instituto Armado confirmaron que la búsqueda se prolongará "el tiempo que sea necesario y con todos los efectivos que haga falta". Las labores de rastreo se suspendieron al anochecer, y está previsto retomarlas a primera hora de esta mañana, con los dispositivos que permitan las condiciones climatológicas.

El entorno del faro de San Juan recibe habitualmente gran cantidad de visitantes, y ayer no fue una excepción, pese al viento que se levantó a primera hora de la tarde. Muchos de los que se acercaron mostraban su extrañeza ante la presencia de los numerosos efectivos de la Guardia Civil que había distribuidos desde esa zona y por la senda que conduce hacia la playa de Xagó, así como por el paso continuo de los helicópteros y de las embarcaciones de rastreo.

Compartir el artículo

stats