Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avilés, bajo las bombas 85 años después

El historiador Pablo Martínez Corral repasa el ataque de la aviación nazi en 1937: "No solo había objetivos militares, sino también civiles"

Estado en el que quedaron varios edificios de la plaza de abastos.

"Los bombardeos sobre Avilés en 1937, cuando aún era territorio republicano, no solo tenían objetivos militares sino también civiles y esa es una realidad histórica", señaló el historiador Pablo Martínez Corral, que junto al investigador Paco Iglesias, ofreció este viernes una charla sobre los bombardeos de la Legión Cóndor, "un cuerpo expedicionario del gobierno nazi alemán provisto de los mejores aviones que apoyó a las tropas franquistas desde el inicio de la guerra civil". La charla fue en el palacio de Valdecarzana.

Hubo, al menos, ocho bombardeos y una veintena de muertos repartidos en los meses de agosto, septiembre y octubre, siendo los más cruentos los del 15 de octubre. Los primeros ataques fueron el 27 de agosto de hace 85 años. Quince aviones sobrevolaron la ciudad. Un documento escrito en alemán y sellado a las 13.15 horas de ese día 27, fija sus objetivos en la zona del puerto y solo quince minutos más tarde, los aviones comienzan a sobrevolar Avilés. A las 17.30 horas comienza el bombardeo y las principales calles afectadas son Rivero, Palacio Valdés y la zona de Llano Ponte. Las aeronaves son de la Legión Cóndor. En septiembre, hay cinco bombardeos, sostiene Martínez Corral. "Hunden barcos, ametrallan a la población desde los Heinkell 111 y van a por los cargueros que proveen de alimentos a los avilesinos", señala el historiador que se refiere también a otros aviones, los BF109 Messerschmitt.

Paco Iglesias y Pablo Martínez Corral, durante la conferencia. María Fuentes

"Desde la Alcaldía dirigida por el socialista Ramón Granda se prepararon varios refugios el más espacioso en el parque del Muelle, de 103 metros cuadrados. La población fue alertada de los peligros de los bombardeos y la prensa local informó de los peligros de Guernica y se publicaron normas para hacer frente a estos ataques", abunda el historiador.

En octubre, el día 12, los aviones nazis atacan de nuevo Avilés y se extienden hasta Soto del Barco. "Muere un niño de siete años, Manuel Díaz, que es trasladado desde Soto del Barco hasta el Hospital de Avilés", apunta el especialista en Memoria Histórica para pasar a relatar después que a los dos días, Avilés sufre su bombardeo más cruento. "En total, destruyeron ochenta edificios, entre ellos el Ayuntamiento, la calle San Bernardo, parte de la plaza de abastos. La imagen de un ayuntamiento destruido por el bombardeo en un icono del conflicto en la ciudad", incide el historiador.

Martínez Corral defendió que el colectivo "La Trókola", del que forma parte, ha recopilado numerosos archivos para reconstruir parte de la historia de Avilés. "Creemos que es necesario que haya un espacio en la ciudad donde se den a conocer estos sucesos que nos unen a una de las historias más brutales del siglo XX y XXI, los bombardeos indiscriminados sobre la población civil", remató el historiador, que no dudó en afirmar que los bombardeos sufridos por Avilés fueron perpetrados por los mismos aviones que asolaron varios europeos como Francia, Países Bajos y Bélgica durante la Segunda Guerra Mundial. "Los Heinkel 111 eran muy avanzados para la época tanto en sus visiones ópticas como en sus mecanismos de bombardeo", concluyó.

Compartir el artículo

stats