Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Álvaro Álvarez, tras el archivo del "caso Baterías": "Barbón fue bastante cobarde"

El exdirigente del PSOE carga contra la FSA y el secretario general: "Forzaron mi baja del partido y no respetaron mi presunción de inocencia"

Álvaro Álvarez, en la Casa del Pueblo de Avilés, en una imagen de archivo. | Ricardo Solís RICARDO SOLIS

"Quiero agradecer a toda la gente que durante este proceso me ha mostrado su apoyo, del PSOE y de fuera, y especialmente a la agrupación de Avilés, que no ha tenido en ningún momento dudas sobre mi honradez y lo ha dicho públicamente". Estas han sido las primeras palabras del exdirigente socialista Álvaro Álvarez tras recibir el auto judicial que da carpetazo al "caso Baterías", por el que lleva siendo investigado cerca de dos años. El juez instructor, José Antonio Moreno Gomis, ha dictado un auto en el que decreta el archivo de la causa por un presunto delito de tráfico de influencias tras la petición de sobreseimiento de la Fiscalía. Fueron las únicas palabras amables de Álvarez, que en declaraciones a este periódico cargó contra la Federación Socialista Asturiana (FSA) y su líder, el secretario general y presidente autonómico Adrián Barbón, por haberle obligado a dejar el partido cuando trascendió la investigación que ahora se cierra, al no haber pruebas contra él, sin respetar su presunción de inocencia.

"De la dirección regional y de su secretario general nunca he sentido ningún apoyo. Creo que su actitud forzando desde el primer momento que solicitase la baja del partido, avisando de que si no lo hacía lo provocarían desde Oviedo o Madrid, ni tan siquiera respeta el procedimiento establecido en el PSOE. Eso tocaría con la apertura de juicio oral. Han actuado de manera bastante cobarde y sin respetar mi presunción de inocencia. No he tenido ni el más mínimo apoyo ni comprensión por parte de la dirección regional", protestó.

Arremetió también el exsecretario del PSOE de Avilés contra el presidente de la mesa de contratación de la primera licitación del desmantelamiento de la coquería, cargo de SEPI Desarrollo Industrial (Sepides), quien según su versión remitió a Fiscalía el escrito que desencadenó el procedimiento que ahora se cierra. En él se alertaba de que un una reunión celebrada el 31 de diciembre de 2020 en Avilés, Álvaro Álvarez se había ofrecido a mediar a favor de una de las UTE que aspiraba al contrato a cambio de una comisión. "En todo esto hay un personaje que creo que debería presentar su dimisión a la vista del resultado: el presidente de la mesa de contratación de Sepides. El escrito que envía a la Fiscalía es lo que inició este procedimiento. Y su contenido no lo ha ratificado ni el representante de Lezama en las declaraciones judiciales. Creo que ha sido más papista que el Papa. Ni tan siquiera quedó ratificado en los términos que él expresaba: que me había ofrecido a influir y a intermediar en esa licitación. Esos términos no los ha ratificado nadie en el juzgado, ni siquiera el representante de Lezama", prosiguió el avilesino.

Pero Álvaro Álvarez aún va más allá y culpa a este cargo de Sepides del retraso que ha acumulado en todo este tiempo el desmantelamiento de Baterías, que debería estar ya mucho más avanzado. "Eso provocó un retraso en la ejecución. Y su incompetencia generó un nuevo retraso al cometer una irregularidad administrativa que provocó que se acabara suspendiendo la licitación. Esto debería tener alguna consecuencia: la dimisión del personaje en cuestión", dijo.

Se refiere Álvarez a que Sepides tuvo que convocar un segundo concurso para el contrato de la coquería tras concluir un tribunal experto en contrataciones que se había incumplido la Ley de Contratación del Sector Público en la primera convocatoria puesto que "una persona que redactó el pliego formó parte de la mesa de contratación y realizó el informe técnico de valoración". Eso obligó a volver a la casilla de salida.

También tuvo palabras el exlíder de los socialistas avilesinos contra algunos grupos de la oposición, especialmente para Cambia Avilés (CA), que intentó personarse en el procedimiento y se acabó echando atrás argumentando que el pago de la fianza que fijó era excesivo: "Lamento provocar una frustración más en algunos de los actores políticos de Avilés de los últimos años que han manifestado un odio hacia mi persona incomprensible. Lamento que vean frustradas sus aspiraciones una vez más. Unos llevan mucho tiempo en la política, otros no tanto, e intentaron personarse como acusación popular. También hago esto extensivo a algunos personajes de la derecha que se han manifestado de manera muy agresiva en los medios contra mi persona y que acumularán una frustración más".

Nada más trascender el escrito presentado contra Álvaro Álvarez en la Fiscalía, en enero de 2021, este presentó la petición de suspensión de militancia (forzado, según sus declaraciones de ayer) ante el secretario general de la Agrupación Socialista de Avilés, Luis Ramón Fernández Huerga, "para no damnificar al partido". Huerga manifestó públicamente desde el primer momento la confianza en el exviceconsejero de Administraciones Públicas, que se afilió al PSOE en 1975. "Es una decisión que le honra. Será una suspensión temporal a la espera de que se esclarezca el proceso. Deseo que sea cuanto antes y quede despejada cualquier duda sobre su supuesta participación", manifestó Fernández Huerga aquel ya lejano 31 de enero de 2021. Álvaro Álvarez pretende regresar al partido: "Volveré. Aunque los actuales dirigentes no me han dado demasiados motivos para regresar, el PSOE está por encima de eso"

Tras casi dos años de instrucción, el titular del Juzgado de primera instancia e instrucción número 6 de Avilés decreta el sobreseimiento provisional y archivo del caso "a la vista del informe del Ministerio Fiscal al no quedar suficientemente acreditado el delito de tráfico de influencias. El auto establece unos plazos de recurso, pero dado que no hay partes personadas como acusación, el siguiente auto será el del archivo definitivo, según fuentes jurídicas.

Como viene informando este periódico, la Fiscalía había solicitado al juzgado el sobreseimiento provisional del procedimiento incoado contra el exdirigente socialista Álvaro Álvarez por un presunto delito de tráfico de influencias porque "no existen indicios suficientes de la comisión por parte del investigado de los hechos denunciados". La Fiscalía pidió en mayo la celebración de un careo entre tres testigos presenciales de los hechos que originaron la denuncia tras detectar contradicciones en sus respectivas declaraciones. Ese careo se celebró el pasado 18 de julio y los tres testigos mantuvieron sus versiones iniciales. Así las cosas, el Ministerio Público concluyó que no hay una mínima certeza de lo que realmente ocurrió en aquella reunión y, además, que tras las pruebas practicadas desde el inicio del procedimiento no hay indicios suficientes de criminalidad respecto del investigado. Caso cerrado.

Monteserín: "Esperamos que se restituya su honor"

La primera reacción de los socialistas avilesinos al archivo de la investigación abierta contra Álvaro Álvarez por un presunto delito de tráfico de influencias provino de la alcaldesa, Mariví Monteserín, a raíz de una interpelación que llevó Vox al pleno ordinario de septiembre celebrado ayer sobre la modificación del plan urbano para la urbanización de Baterías, la última del orden del día.

La Regidora aprovechó para respaldar a su amigo, el exdirigente socialista Álvaro Álvarez. "Hoy (por ayer) se ha sobreseído el caso de Álvaro Alvarez, nos alegramos mucho. Desgraciadamente ha estado un año y nueve meses en el candelero. Ha sufrido una situación muy injusta y desde aquí ha habido algunas intervenciones que vulneraban su derecho a la presunción de inocencia. Así que desde aquí nos alegramos mucho y esperamos que se restituya el honor que ha perdido durante estos 21 meses".

Compartir el artículo

stats