Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baeza, dueño del Avilés: "Pagaré la deuda, no quiero deber ni favores"

El PSOE minimiza la trascendencia de que el propietario del club haya optado por Corvera para construir una ciudad deportiva

El estadio Román Suárez Puerta. | Ricardo Solís

El Real Avilés generó ayer un terremoto municipal de una magnitud que no se recuerda, y no por su mal arranque de Liga. El detonante del seísmo fue la confirmación de lo que se llevaba rumoreando varios días en mentideros futbolísticos: Diego Baeza, el dueño del club, ha decidido llevar a una finca municipal sita en las inmediaciones del pantano de Trasona (Corvera) su proyecto de construcción de una ciudad deportiva. Lo hace, según explicó a este diario, "decepcionado y cansado" por la falta de empatía del equipo de gobierno (PSOE) en la búsqueda de facilidades de pago de los aproximadamente 300.000 euros de deuda que tiene el Real Avilés con el Ayuntamiento.

Se trata de una heredada de la gestión del anterior propietario, José María Tejero, y generada por el impago sistemático del canon de utilización del estadio Román Suárez Puerta.

El PSOE convocó a mediodía una comisión urgente y extraordinaria de la junta municipal de portavoces para tratar tanto el tema de la deuda del Real Avilés como la pérdida del proyecto de la pretendida ciudad deportiva en beneficio de Corvera.

Según manifestaron los portavoces de la oposición –el equipo de gobierno emplazó a la prensa para hoy al objeto de dar su versión de esta crisis– el concejal Manuel Campa manifestó que la deuda del Real Avilés "no se puede aplazar ni condonar" y la alcaldesa, Mariví Monteserín, minimizó el hecho de que la ciudad deportiva se vaya a construir en Corvera "porque en Avilés no hay suelos adecuados para ese proyecto" y el hecho de que el concejo vecino sea el elegido para la inversión "debe verse en clave de beneficio comarcal" más que desde una óptica de pugna "localista".

La agitación política suscitada por la decisión de Diego Baeza convirtió al presidente del Avilés en la persona más buscada de la ciudad. Todo el mundo quería saber las razones que le han llevado a descartar la opción de Avilés para construir la ciudad deportiva y qué va a pasar con la deuda pendiente, entre otras cuestiones. Para satisfacer la legítima preocupación de los grupos políticos, Baeza aceptó comparecer hoy en sede municipal, dar su versión y responder a preguntas.

En declaraciones a este diario ya adelantó varios de sus postulados. Sobre la deuda: "Mantengo la voluntad de pagarla, si no puede ser con una fórmula diferida como solicité reiteradamente sin éxito, será de otra manera. Pero el club pagará, no me gusta deber ni favores". Sobre el proyecto de ampliación del estadio Suárez Puerta y la pretensión de incluir los bajos de la calle José Cueto en el futuro convenio de uso (el actual expira en febrero de 2024): "Nada ha cambiado al respecto, mi aspiración es cerrar los fondos y convertir el estadio en un elemento de dinamización social y comercial de la ciudad.

Esto siempre y cuando al equipo de gobierno no le dé un ataque de celos y vincule ese proyecto al de la fallida ciudad deportiva". Y sobre la ciudad deportiva: "Las propuestas de localización que propuso el equipo de gobierno de Avilés eran inviables, lo que unido a la falta de avances para dar facilidades en el pago de la deuda me forzaron a buscar otro lugar. El plan B, el entorno del pantano de es óptimo; y la actitud del equipo de gobierno de Corvera, de los más constructivo".

Los portavoces municipales de Cambia, PP y Ciudadanos censuraron al PSOE la forma opaca en que ha llevado las negociaciones con Baeza, el resultado de las mismas, la poca "empatía" con una posible inversión en el concejo y el "atrevimiento" de pedir ahora a la oposición "soluciones" a un problema que "solo la torpeza y falta de sensibilidad del PSOE con el Real Avilés ha generado".

Compartir el artículo

stats