Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto desempolva el plan para ampliar el dique de San Juan y pide financiación

El organismo apela a la búsqueda de fondos europeos para una actuación millonaria concebida para reducir la entrada de arena en la ría

El dique de San Juan, cuya ampliación está pendiente desde hace años. MARA VILLAMUZA

La ampliación del dique de San Juan, la segunda y última fase de un ambicioso proyecto que colea desde 2002 (cuando se construyó el tramo actual), vuelve a la palestra tras descartar el Gobierno central que el Puerto de Avilés pueda usar la arena compatible que localizó en la ría del Eo para la regeneración de la playa de Salinas. Esa actuación, que no ha pasado del papel, está concebida para reducir la entrada de arena en la ría y evitar dragar. Con el problema de los aportes de árido al litoral castrillonense de vuelta en la casilla de salida, la ejecución de esa obra millonaria recobra fuerza. El problema para impulsarla sigue siendo el mismo: la financiación. En la Autoridad Portuaria ven inasumible acometerla en solitario y sus gestores redoblarán los esfuerzos para conseguir un compromiso presupuestario del Gobierno central para que esa ampliación se ejecute de una vez por todas.

El presidente del Puerto, Santiago Rodríguez Vega, quiere impulsar un frente común junto a los ayuntamientos de la comarca y el Principado para que esta actuación sea considerada una inversión estratégica y cuente con financiación del Gobierno central. Y ve en las convocatorias de fondos europeos, además, una ventana de oportunidad para una obra que lleva años aparcada, pese a que siempre fue considerada una de las medidas a adoptar frente a la pérdida de arena los arenales de Salinas, El Espartal y San Juan.

"Defendemos la ampliación del espigón, pero tenemos que buscar financiación porque el Puerto no puede soportar una inversión de 12 o 14 millones. Si el Ministerio para la Transición Ecológica considera que no es de su competencia, quizás a quien haya que acudir sea al de Transportes, encargado de las infraestructuras", señaló Rodríguez Vega a este periódico el pasado otoño, tras las jornadas técnicas sobre los dragados que organizó la Autoridad Portuaria.

En ese encuentro, el subdirector general para la Protección de la Costa, Ángel Muñoz Cubillo, mantuvo que hay que acometer la segunda fase de ampliación del espigón de San Juan para reducir la entrada de arena en la ría y evitar dragar. Según expuso, la Autoridad Portuaria debe asumir los costes de redacción y ejecución de la actuación sobre el dique y la Dirección General de la Coste y del Mar, los costes de redacción y ejecución de la regeneración de la playa de Salinas. "Seguimos pensando que esa actuación es necesaria", indicó Cubillo.

Ya hace años que el presidente del Puerto de Avilés viene manifestando su disposición a asumir el coste del proyecto, pero no de la obra. Porque de la ampliación del dique de San Juan no se llegó a redactar proyecto alguno. Sobre el papel no hay más que un estudio de 2009 que estimaba en casi 19 millones el coste de la actuación (de esta suma total, 3,2 millones correspondían al coste estimado de la regeneración de la playa tras la obra). En líneas generales, el plan es doblar la longitud del dique (actualmente tiene 450 metros de longitud, prolongándolo 400 metros). Un estudio posterior del Cedex (de 2017) recomendó que esos 400 metros de ampliados se dividieran en dos tramos de 200 metros, el último de ellos sumergido.

En la Autoridad Portuaria de Avilés están decididos a sufragar la redacción del proyecto e incluso a participar en la financiación, pero no a asumir el coste total. Las cuentas portuarias no dan para tanto. La ampliación del espigón de la playa de San Juan es una de las propuestas que incluía un informe del Cedex de 2010 para la regeneración de Salinas.

Compartir el artículo

stats