Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dueño del Real Avilés plantea convertir el Suárez Puerta en "un pequeño Molinón"

Diego Baeza cifra en 14 millones la inversión para reformar el estadio, a los que suma otros 6 para construir la ciudad deportiva en Corvera

Esther Llamazares (PP), Javier Vidal García (edil no adscrito), Sara Retuerto (Cambia), la edil de Deportes, Nuria Delmiro; la alcaldesa, Mariví Monteserín; Pelayo Prendes, director económico y de empresas participadas del Ayuntamiento de Avilés; el presidente del Real Avilés, Diego Baeza, y la directora general del club, Natalia González; y Carmen Pérez Soberón (Ciudadanos). | Mara Villamuza

"Lo que imagino es un pequeño Molinón". El campo donde juega como local el Sporting de Gijón sirve de modelo, salvando las distancias, para la pretendida reforma que quiere llevar a cabo en el estadio Román Suárez Puerta el propietario del Real Avilés Industrial, el empresario gijonés Diego Baeza. Su proyecto, que él mismo tasa en 14 millones de euros, tiene como directrices fundamentales cerrar los dos fondos –lo que aumentaría la capacidad al recinto–, hacer una cubierta continua y abrir en los bajos de las gradas tiendas y locales que generen actividad comercial y de ocio. Para este último objetivo es preciso que el club sea el gestor de los espacios que dan a la calle José Cueto, algo que impide el actual convenio y que requiere el traslado de los actuales inquilinos: la comisaría de la Policía Local y la sede de la asociación de vecinos del Quirinal.

Diego Baeza defiende que su plan de ampliación del Suárez Puerta contribuiría a la dinamización económica del centro de Avilés, lo que se traduciría entre otros beneficios en un aumento de la ocupación del parking municipal de La Exposición del actual 9 por ciento a un 60 por ciento para las plazas en rotación.

El dueño único del Real Avilés explicó ayer su proyecto para el Suárez Puerta a LA NUEVA ESPAÑA y también en una reunión en el ayuntamiento de Avilés celebrado a instancias de los partidos de la oposición en la que también detalló las razones por las que ha decidido llevar a Corvera su proyecto de construcción de una ciudad deportiva. Sobre este proyecto, que tasa en 6 millones de euros, concretó a preguntas de este diario que constaría de las siguientes piezas: un edificio multiusos con oficinas, salas de reuniones, gimnasio y vestuarios; entre cuatro y seis campos de fútbol; pistas de pádel y un espacio para el fútbol virtual a través de la popular franquicia EA Sports y su plataforma de juego online.

Baeza asegura estar haciendo un "importante esfuerzo" económico en el Real Avilés que se ha traducido en la liquidación total de la deuda que tenía el club con la Seguridad Social, el pago parcial del dinero adeudado al Ayuntamiento de Avilés y la inversión en "activo humano": empleados, técnicos y futbolistas. "Cuando llegué, la plantilla eran 18 personas y hoy son 110, una cifra que aumentaría un 25 por ciento con la apertura de la ciudad deportiva", especifica.

El alcalde de Corvera, Iván Fernández (PSOE), respalda con sus declaraciones el proyecto de Baeza para construir la ciudad deportiva del Real Avilés en las inmediaciones del pantano de Trasona: "Tiene un encaje perfecto, hemos consultado a la CUOTA sobre la viabilidad urbanística y la respuesta ha sido favorable". Fernández destaca que un proyecto de esta naturaleza "supone un revulsivo para la zona –la estimación de incremento del valor de las propiedades cercanas es del 10 por ciento– y también para el conjunto de la comarca".

El regidor corverano ha prometido a Diego Baeza "celeridad administrativa y discreción" en la gestión del proyecto, que si bien se halla en estado "embrionario", según su promotor, no es menos cierto que "no tiene vuelta atrás". Iván Fernández también recalca que su gobierno no quiere "pisar callos", en alusión al posible malestar que genere en Avilés la elección de Corvera como ubicación de la ciudad deportiva del primer equipo de la ciudad. "Lo importante ahora es que el proyecto vaya superando fases y se materialice porque lo que se pretende llevar a cabo no tiene nada que envidiar a lo que se hace en el Requexón o en Mareo (las instalaciones deportivas del Real Oviedo y del Sporting de Gijón", concluyó Iván Fernández.

El gobierno local de Avilés (PSOE) ha marcado la hoja de ruta que deben seguir a partir de ahora las relaciones con el Real Avilés Industrial para que fructifiquen futuros acuerdos, apoyos económicos (subvención, patrocinio...) o colaboraciones; y el primer punto a cumplir es que el club pague la deuda que aún mantiene con el Consistorio.

El importe a liquidar ronda los 300.000 euros, que es la cantidad pendiente de abono de la que originalmente heredó Diego Baeza al comprar el Real Avilés a su anterior dueño, José María Tejero. Baeza pagó en los últimos meses 273.000 euros, lo equivalente al principal de la deuda; el resto, lo que reclama el Ayuntamiento para desbloquear otros escenarios negociadores, corresponde a los intereses y demás recargas originadas durante los más de veinte años en los que Tejero estuvo sin pagar el canon fijado en el convenio que regula la utilización del estadio Suárez Puerta y que expira en febrero de 2024.

"La cuestión fundamental e ineludible que condiciona cualquier tipo de acuerdo con el Real Avilés es que la actual propiedad compró el equipo con una deuda con el Ayuntamiento. Desde un punto de vista legal y administrativo, cualquier actuación exige que se resuelva esa situación con la liquidación total de esa deuda por parte del club. Ese impago impide poder definir la colaboración municipal e imposibilita activar cualquier actuación por parte del Ayuntamiento para acompañar al equipo en esta nueva etapa", reza el comunicado que hizo público el equipo de gobierno avilesino tras la reunión que ayer mantuvo Diego Baeza con los portavoces de todos los grupos políticos municipales, la concejal de Deportes, Nuria Delmiro, y la alcaldesa, Mariví Monteserín.

Respecto a la ubicación de la ciudad deportiva, el PSOE manifiesta que "el Ayuntamiento de Avilés no dispone de terrenos municipales que se adecuen a las necesidades del club. Del mismo modo, las posible alternativas de ubicación en suelo privado barajadas con sus gestores (en La Luz y Valliniello) tampoco cumplían sus expectativas. Así pues, y en contacto con el Alcalde de Corvera, nos pareció razonable que se ubique en ese concejo, dentro de la comarca". En cuanto a la posible inversión en el estadio para cerrar sus fondos y dar aprovechamiento comercial a sus bajos, el PSOE acusa recibo del plan de Baeza "pero antes de abordar ese asunto deben darse otros pasos previos imprescindibles". Pasos que son; la ya citada liquidación de la deuda pendiente, un acuerdo político en el Pleno municipal y que el proyecto "se sostenga jurídica y administrativamente".

Los incorporados anteayer a este culebrón –los partidos de la oposición– se mostraron escandalizados con la falta de tacto del gobierno local para retener en el concejo el proyecto de ciudad deportiva del Real Avilés, censuraron el "despotismo y tiranía" del PSOE y criticaron el "oscurantismo" que ha presidido el desarrollo de las negociaciones con Diego Baeza, así como el "ninguneo" del que ha sido objeto el nuevo propietario del club.

Compartir el artículo

stats