Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los dueños del Café Colón de Avilés ven "irrecuperable" la estructura interior, que piden reconstruir

Los arquitectos plantean una nueva distribución para apartamentos turísticos y conservar las fachadas, el portal, la escalera y las columnas de fundición

10

En Imágenes: el interior del Café Colón de Avilés C. A.

La estructura interior del edificio del Café Colón presenta un "estado de deterioro técnicamente irrecuperable" y para poder dar nueva vida al edificio, para el que se proyectan apartamentos turísticos y un negocio de hostelería, la propiedad plantea reconstruirlo por dentro y conservar fachadas, cerramientos, espacios comunes (el portal y la escalera) y todos aquellos elementos interiores relevantes, como las columnas de fundición.

Los dueños del Colón (la empresa ya registrada Colón Living Plaza) registraron este pasado jueves en el Ayuntamiento un informe sobre el estado actual y las posibilidades de rehabilitación del edificio, que tiene protección integral y que está integrado en la plaza del mercado, que a su vez es Bien de Interés Cultural (BIC).

Los expertos que firman el documento (Cuenca Arquitectos) defienden que "el grado de deterioro actual no permite la recuperación de la estructura existente mediante refuerzos o correcciones" lo que "obliga al desmontaje o demolición de todo el interior del edificio".

Es más, hablan incluso de "riesgo de colapso" porque presenta numerosos refuerzos estructurales en varias plantas.

En caso de que la protección integral del edificio sea incompatible con el vaciado parcial interior que plantean (todo salvo la escalera con sus rellanos), proponen recurrir a la figura de "Actuación Excepcional" que viene recogida en el Plan Especial de Protección y Catálogos Urbanísticos de Avilés.

10

En Imágenes: el interior del Café Colón de Avilés C. A.

Esta herramienta permite compatibilizar el mantenimiento y preservación de los valores culturales del edificio con una estrategia que haga económicamente viable la operación.

Y a juicio de los arquitectos, se cumplen los requisitos que han de darse: es un proyecto de especial interés urbanístico, al encontrarse el edificio en el centro histórico, y de interés social, por el recuerdo que tiene la sociedad avilesina del Café Colón; las obras que se proponen están amparadas por lo previsto en la protección integral y la excepcionalidad radica en el vaciado parcial del interior, "por la imposibilidad material de recuperar la estructura existente".

El resto de la actuación se ciñe al acondicionamiento de la distribución del espacio interior.

Como adelantó este periódico, el plan del principal inversor (el empresario astur-mexicano Marcelino Álvarez González) es habilitar apartamentos turísticos que serán gestionados por una marca vinculada a la sociedad Hotel Palacio de Ferrera (Meliá Palacio de Avilés), incorporando servicios del establecimiento de cinco estrellas, y poner en marcha un negocio hostelero en lo que fue el Café Colón.

Pero para este cometido, es indispensable redistribuir las viviendas de las plantas superiores. Y es que la actual configuración, con dos viviendas por planta de gran superficie, se considera incompatible con cualquier tipo de demanda actual.

Propuesta inicial

El plan pasa por conservar toda la envolvente del edificio, manteniendo la mayor parte de los elementos (limpieza y pintura, restauración de los elementos metálicos, de la madera de las carpinterías de la planta baja y su azulejado exterior). En cuanto a los colores, la propuesta inicial es el gris, en dos tonos: gris medio intenso para las dos primeras plantas (las superficies originales) y gris nublado para las plantas tercera, cuarta y los voladizos (los recrecidos del edificio original).

En cuanto a las carpinterías, se propone el gris grafito salvo en las de la planta baja y las galerías a la plaza de abastos, que mantendrían el blanco actual.

En el interior se mantendrían la escalera (con su estructura, balaustradas y rellanos), el portal y un único patio de luces, así como los pilares de fundición. En cuanto a la cubierta, se plantea mantener el material de acabado en teja cerámica curva.

La presentación de este estudio es un paso previo a la solicitud de la licencia de obras al Ayuntamiento, una actuación que requiere del visto bueno de Patrimonio por la protección integral del inmueble. La propiedad confía en que la tramitación se pueda agilizar dada "la situación de ruina en que se encuentra" el interior del edificio.

Los primeros trabajos de limpieza y consolidación se han ejecutado en esta última semana con el cierre de los huecos de la fachada, lo que se ha resuelto con la instalación de unos paneles azules con la marca del negocio que dará nueva vida al antiguo Café Colón: Colón Living Plaza.

Compartir el artículo

stats