Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El frenazo a las obras de la plaza paraliza el retorno del mercado de los lunes

La vuelta prevista para el 3 de octubre se pospone sine díe y los puestos ambulantes y productos de la huerta continuarán en su ubicación actual

Aspecto actual de la plaza Hermanos Orbón, con las obras paralizadas Mara Villamuza

Los puestos ambulantes y los vendedores de productos de la huerta no volverán el próximo lunes 3 de octubre a su tradicional ubicación en la plaza Hermanos Orbón, como estaba previsto cuando se iniciaron las obras para renovar el pavimento de este espacio. La paralización de los trabajos por Patrimonio deja ahora sine díe la vuelta a la normalidad.

El lunes 20 de junio, día de mercado semanal, los puestos ambulantes y los vendedores de productos de la aldea se distribuyeron en las inmediaciones del parque del Muelle. Esta situación se mantendría durante el tiempo que durasen las obras, con una previsión de cuatro meses.

La sociedad Mercado de Avilés, que gestiona la plaza de abastos de la ciudad, notificó el sábado a los vendedores ambulantes y a los de productos de la huerta que e traslado a su ubicación original "ha quedado suspendido hasta nuevo aviso".

En el comunicado, la entidad explica que "no ha recibido el decreto municipal que autoriza legalmente el traslado, lo que unido a la incertidumbre generada por la paralización de las obras de la plaza por parte de Patrimonio, hace imposible el regreso del mercado ambulante para el lunes 3 de octubre". Añaden desde Mercado de Avilés que "en cuando disponga del decreto de referencia, se procederá a realizar todos los trabajos necesarios para que los vendedores ambulantes y de productos de la aldea puedan volver lo antes posibles a su emplazamiento original en la plaza Hermanos Orbón".

Las críticas

Las obras, con un coste de 350.000 euros, ya nacieron con críticas y polémicas por realizarse en pleno verano, una época de enorme actividad tanto para los puestos ambulantes como para los instalados en la propia plaza de abastos y también para los de hostelería que se ubican en el entorno. El Ayuntamiento decidió realizarlo por tramos en un intento de minimizar las molestias.

Ahora se sabe que Patrimonio paralizó las obras porque el Ayuntamiento no solicitó los permisos necesarios al considerar que se trataba de obras de mantenimiento. Sin embargo, los servicios técnicos municipales ya recibieron en agosto un escrito remitido por la Consejería de Cultura que ordenaba "de manera inmediata y urgente, proceder a la paralización de las obras", al no contar con autorización de la Comisión Permanente de Patrimonio.

Compartir el artículo

stats