Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Surf también en invierno: Salinas ya recibe alumnos todo el año y de cualquier edad

Las inscripciones más tempranas, de niños a partir de 4 años, pero los de ochenta y más quieren disfrutar de las olas: "Es de lo que vivimos"

Por la izquierda, Natalia Rodríguez, Tamara Martínez y Elisabeth Macías. | Mara Villamuza

"Un señor de 80 años vino a probar y quedó encantado", cuenta Thais Llamas, recepcionista de una de las escuelas de surf de Salinas donde también en invierno mantienen abiertas las matrículas. El octogenario, se suma a los centenares de aficionados que deciden invertir sus vacaciones de verano en cursillos de perfeccionamiento o iniciación al surf.

De este modo, se consolida el concejo castrillonense como una de las mecas del surf, y convierte a Salinas, en referente nacional para la práctica de este deporte. Las diferentes escuelas de la zona, han querido compartir con este diario, su balance estival y coinciden en que, año tras año, el resultado de matriculación va en aumento con ligeras diferencias y retos nuevos a afrontar.

Pero recién iniciado el otoño la actividad no cesa. Además, Llamas destaca que es justo en esta temporada en la que la gente va "a aprender de manera más intencional", y entre sus ventajas destaca la tranquilidad que ofrece frente a los meses de verano o de temporada alta, meses en los que están al completo.

En "Longbeach SCS" han decidido devolver el voto de confianza que sus alumnos han depositado en ellos y están barajando permanecer abiertos los meses de invierno. "Horizon Escuela de Surf", a pesar de no haber logrado la misma cantidad de alumnos que el verano pasado, tienen claro que si se mantienen en su línea, podrán remontar y superar esa cifra gracias al buen servicio que ofrecen y al boca boca, "que es de lo que vivimos", aseguró el profesor y gerente Pelayo Suárez.

"Las Dunas Surf Camp" se caracteriza por utilizar un método propio de las escuelas de surf de mayor prestigio en todo el mundo, con un porcentaje del 98% de resultados favorables: "El secreto está en la pasión y la entrega que ponen los monitores en su trabajo", confirmó la recepcionista. "Transmiten la pasión por el deporte a todos sus alumnos y no solo les enseñan a subirse sobre la tabla sino a conocer también las mareas", abundó Llamas.

Entre el conocimiento teórico que la escuela imparte a sus surfistas, está el de conocer cuáles son los días más favorables del mes para hacer surf teniendo en cuenta las corrientes, el viento, el período y las entradas de las olas, así como las mareas muertas y vivas, puesto que Salinas "Es una playa muy cambiante", resumen. En esta escuela, que concentra buena parte de su actividad en los meses estivales, también presenta una alta tasa de matriculación en invierno.

Lucas García Cabrera es propietario de otra de las escuelas de Castrillón, "Lucas García Surf", con una sede en Salinas, que abre todos los meses del año y otra en San Juan de La Arena, solo en verano. El carácter del negocio, "muy familiar, con un trato muy cercano y tener el máximo de aprovechamiento en el agua, sin perder tiempo de más en la arena", facilita que el número de inscritos vaya en aumento, García aprecia que el verano anterior a este, se notó un mayor "boom" en el mes de julio: "No fue hasta la segunda semana de agosto en que la demanda se incrementó este año".

Así todo, cada temporada no deja de traer retos nuevos a su escuela, como el que les llegó desde Palencia: una mujer de 77 años que vino con su familia. García recuerda cómo cuando esta alumna era arrastrada por las olas, sobre la tabla de surf "se le dibujaba una sonrisa enorme de oreja a oreja". Y es que su público, que suele repetir año tras año, suele iniciarse desde los cuatro años, pero también cuenta con personas de todas las edades.

Al igual que el resto de escuelas una parte muy importante de hacer surf es "saber cuando no es buen momento para adentrarse en el mar". García asegura que enseñar a los alumnos a saber diferenciar cuando la mar está favorable para la práctica del deporte, es un requisito fundamental. Del mismo modo operan el resto de escuelas que hay repartidas por la zona, como "Horizon Escuela de Surf" o "Longbecah Surf Camp Salinas".

Todas coinciden en que la suya es una de las disciplinas más demandadas durante los meses de verano y cada escuela goza de su propia particularidad. "Nosotros destacamos por el perfil de nuestros alumnos", afirmó Marina Román, recepcionista de "Longbeach SCS". Esta escuela, aunque acoge a todo tipo de alumnos, aquellos que más abundan entre sus matriculados en los meses estivales, son los extranjeros –puesto que disponen de alojamiento– y aquellos de "experiencia 0".

Román destaca, que a través del programa completo –el curso de surf con alojamiento–, se crea una comunidad muy diversa y unida: "Al tener un trato tan cercano entre ellos, cuando entran al agua, también se sienten más seguros", y resalta que "la confianza es muy importante para disfrutar de este deporte".

Compartir el artículo

stats