Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emilio Silva Barrera | | Presidente de la ARMH, da una charla hoy en Avilés

«Habría que retirar de las calles a Suárez Puerta y Luis Treillard»

«Los libros de texto de ahora llamarán golpe de Estado al 18 de julio de 1936, tuvimos que esperar 45 años de democracia»

Emilio Silva. | Lne

Emilio Silva Barrera (Elizondo, Navarra, 1965) es sociólogo, periodista y presidente de la asociación para la recuperación de la Memoria Histórica, más conocida como ARMH. Silva imparte esta tarde a las 19.30 horas una charla en el palacio de Valdecarzana. La conferencia está enmarcada dentro de las jornadas con motivo del décimo aniversario de la Plataforma en defensa de los servicios públicos de la comarca de Avilés.

–La charla se titula «Memoria histórica 2022». ¿Por qué es importante este año para la memoria?

–Todos los años son importantes para la memoria, pero este se está aprobando una ley, que está pendiente del Senado. Esa ley es una buena oportunidad para reparar las deudas pendientes que tiene la sociedad con las víctimas de la dictadura. Ahora mismo nosotros estamos viviendo con una de esas deudas en Asturias, en Piloña, con una exhumación parada judicialmente sin darnos ninguna explicación. Habíamos encontrando restos de un hombre y estábamos a puntos de exhumarlos. Cumplimos con un protocolo que es notificar a un juzgado la aparición de restos humanos con signos de violencia como es el caso y la decisión del juzgado ha sido increíble, lo paralizó. A quien más daño se hace es a las familias. Son las familias las que necesitan una ley que proteja y que proteja sus derechos. Con la nueva ley tenemos una posibilidad abierta en el poder legislativo de que estas familias vean garantizados por ley sus derechos.

–Al margen de leyes, qué puede hacer la sociedad civil en la lucha contra la memoria

–Lo que reclamamos no necesitamos ninguna ley. El gobierno Vasco no tiene ley de memoria y tiene una oficina como la que reclamamos y otras comunidades que sí tienen ley, no cuentan con ella, como Asturias. Dependen de tener voluntad política. Nosotros ayudamos a familias, investigamos y recibimos peticiones de todo tipo de gente que busca documentos. Hacemos un servicio público que debería hacer el Estado, hay que conocer el pasado. Nos hemos enterado ahora que en los libros de texto van a llamar golpe de Estado a lo ocurrido el 18 de julio de 1936, han tardado 45 años de democracia en llamarlo así. Poner la historia en los libros y dejar de esconderla.

–La izquierda parece tener claro la lucha por la memoria y la derecha no condena el franquismo.

–Tampoco lo ha condenado el Pleno del Congreso. Hay otras derechas en Europa que incoporaron la cultura antifascista y que forma parte de su tradición. No creo que cause ningún problema. Pero no es la derecha, son todos los partidos que han estado en el Congreso de los diputados desde 1977 que no han hecho en el Pleno una condena, donde están los que se presentan a candidatos. La memoria no tiene que ver con la estructura de los partidos, tiene que ver con la estructura social, hay gente muy poderosa que quiere ocultar el pasado, y esas familias las hay en todos los partidos. Con eso, no se ha producido esa condena. Parte de nuestra pelea tiene que ver con eso.

–En la comarca avilesina hay algunas deudas pendientes con la memoria. Una de ellas es el nombre del estadio municipal de fútbol de Avilés, Román Suárez Puerta, que fue el Alcalde que entregó dos medallas a Franco, y algo similar ocurre en Salinas con Luis Treillard, Alcalde y jefe local de Falange que también da nombre a una calle. ¿Qué le parece?

–En una democracia quien accedió al poder político sin métodos democráticos no merece reconocimiento público. Habría que retirarse esos nombres, mira que no habrá personas que lucharon por el bien común. No hay excepciones, alguien que colabora con una dictadura, no merece reconocimiento.

Compartir el artículo

stats