Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de ingresos pone en riesgo el mantenimiento del órgano de Sabugo

El "rey de los instrumentos" volverá a sonar solemne el miércoles, día en que dará un concierto el maestro alemán Heinrich Walther

Federico Acitores, en el órgano de Sabugo. Ricardo Solís

El órgano de Sabugo, inaugurado en 2010 y presentado en su momento como una joya del patrimonio cultural avilesino, se resiente de la falta regular de ingresos para financiar su necesario mantenimiento, lo que viene a ser una garantía de durabilidad y conservación de su calidad sonora. Así lo asegura el organista que habitualmente lo toca, el exdirector del conservatorio Julián Orbón José María Martínez.

Jose María Martínez.

El equipo del maestro organero Federico Acitores, constructor en su día del instrumento, es el encargado de hacer las revisiones y puestas a punto del órgano de Sabugo. Lo que ocurre es que este protocolo que debería de llevarse a cabo al menos dos veces al año, según la opinión de los entendidos, se resiente por la falta de dinero para pagar a los afinadores. Acitores manifestó a LA NUEVA ESPAÑA en una revisión anterior a la pandemia de covid que el órgano de Sabugo "goza de buena salud, está bien", pero no ocultaba que le afectan "los achaques propios del uso". Los dos años de parón cultural vividos a cuenta de la epidemia y, sobre todo, la caída del calendario cultural avilesino de la Semana de música religiosa han hecho mella en la economía de la Fundación Avilés Conquista Musical, que es la encargada de tener el órgano a punto.

Heinrich Walther.

Con todo, la actividad musical que tiene al órgano de Sabugo como protagonista no se detiene y para el miércoles se anuncia un concierto "de campanillas". A los teclados estará el maestro alemán Heinrich Walther, que se halla de gira por Asturias (ayer mismo tocó en la iglesia de Soto del Barco). Este concierto del miércoles, a partir de las 20.00 horas y con entrada gratuita, será la ocasión para reencontrarse tras un parón de varios años con la solemnidad musical del considerado "rey de los instrumentos". José María Martínez agradece especialmente a la parroquia de Sabugo su "sensibilidad" para con el estado del órgano, pues ha aportado el dinero necesario para hacer la puesta a punto necesaria para hacer posible el concierto de Walther.

Compartir el artículo

stats