Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ayuntamientos y agentes sociales se alían para crear la gran "comarca industrial"

Las energías renovables, la innovación, el suelo disponible y la FP se "venderán" como fortalezas para captar inversiones y atraer empresas

Por la izquierda, Heriberto Menéndez, Manuel Campa, Iván Fernández, Yasmina Triguero, Daniel González, Jorge Suárez, Mariví Monteserín, Alberto Tirador, Abilio Álvaro Azofra y José Manuel Rodríguez Baltar, ayer, durante la reunión de la Mesa por la Industria . | María Fuentes

Avilés apuesta por ganar impulso como gran "comarca industrial" y potenciar la construcción de un modelo que permita aprovechar y "vender" las fortalezas del territorio para atraer nuevas empresas, con el suelo de las antiguas baterías de coque, los de Alu Ibérica (antigua Alcoa), el polo de innovación y el energético como puntas de lanza. Alcaldes, empresarios y sindicatos abogan por la unidad para "superar de forma conjunta las dificultades" que se presentan y "encarar un futuro con optimismo". También se comprometen a defender las fortalezas de la comarca "ante las instancias y organismos competentes".

Este sería el resumen de la reunión de la Mesa por la Industria (MICA) celebrada ayer en el Ayuntamiento de Gozón y en la que participaron los alcaldes del concejo anfitrión, Jorge Suárez; de Avilés, Mariví Monteserín, y el vicealcalde, Manuel Campa; el de Corvera, Iván Fernández; la de Castrillón, Yasmina Triguero; el de Illas, Alberto Tirador; el presidente de la Cámara de Comercio, Daniel González, y su coordinador general, Heriberto Menéndez; además de los secretarios generales de la comarca de CC OO, José Manuel Rodríguez Baltar, y de UGT, Abilio Álvaro Azofra.

La reunión de ayer se prolongó algo más de dos horas y media, y en ella se hizo un repaso a la situación industrial de la comarca, a la formación profesional y a los retos de futuro. Los distintos participantes coincidieron en señalar en que fue un encuentro de intenso debate en el que todas las partes coincidieron en el diagnóstico de incertidumbre de la economía mundial, la elevada inflación y la incidencia de la guerra en Ucrania, que afecta de lleno a la industria asentada en la comarca avilesina. También hubo coincidencia en los retos, y en las "fortalezas sobre las que debemos trabajar en conjunto para salir reforzados de la presente situación".

Las energías renovables, y en concreto el hidrógeno y el proyecto HayDeal, en el que están inmersos ArcelorMittal y Fertiberia, "sitúan a la comarca en una posición de liderazgo en la atracción de nuevos proyectos industriales, ya que convierte la energía en una ventaja competitiva de nuestro territorio", coincidieron los integrantes de la mesa. El proyecto HyDeal opta a participar en la inversión de 3.000 millones de euros que está dispuesta a realizar la Unión Europea.

Los antiguos terrenos de las baterías de coque se convierten así en un espacio ideal para la atracción de nuevas empresas, y es "importante reforzar las iniciativas de promoción" de estos suelos. Y lo mismo ocurre con otros espacios diseminados por los distintos municipios de la comarca, aprovechando la ubicación geográfica estratégica que ocupa en la región y su red de comunicaciones. En este marco se encuadran también las antiguas naves de Alu Ibérica (antes Alcoa), en una operación que en teoría será más fácil tras la recuperación de la concesión por parte de la Autoridad Portuaria.

La Mesa también destacó el potencial que suponen las inversiones de Asturiana de Zinc (AZSA), el polo de la innovación y las inversiones de compañías como el Grupo Daniel Alonso y su centro de I+D+i, y el proceso de adaptación a la demanda de Saint-Gobain. Un tejido industrial en el que las pequeñas y medianas empresas contribuyen a crear un ecosistema particular, que se debe reforzar con una formación profesional adaptada a la innovación industrial.

La plantilla de AZSA pide una paga lineal de 2.000 euros por el "esfuerzo" en la pandemia

El comité de empresa de Asturiana de Zinc (AZSA) solicitará a la compañía una paga lineal y finalista de 2.000 euros en compensación y reconocimiento a la plantilla por el esfuerzo realizado durante la pandemia y las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Esta solicitud está en línea con la decisión de Renault España, cuya plantilla recibirá una paga extra "única, excepcional y no consolidable" de 1.000 euros brutos en su nómina de este mes de octubre.

Esta compañía indicó en un comunicado que la decisión se adopta "en agradecimiento al esfuerzo" de los trabajadores, que afrontaron paradas de producción por la crisis de semiconductores, además de una subida de la inflación "muy por encima de las previsiones".

Esta "medida excepcional" es para agradecer "su compromiso y dedicación diaria".

El comité de empresa de AZSA entiende que la plantilla también debería recibir un reconocimiento económico por su esfuerzo durante la pandemia. Y además, en diciembre finaliza el convenio colectivo suscrito hace cuatro años, y en el que la subida salarial no está vinculado al IPC, con lo que también entiende que sería un atenuante de la desbocada inflación.

Compartir el artículo

stats