Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El kiwi de Soto se aferra al mercado interno: "Absorbe lo que se produce"

El responsable de la plantación del Arcubín prevé iniciar la recogida del fruto en noviembre, aunque depende de encontrar mano de obra

Un tractor entre plantaciones de kiwis en la isla del Arcubín, en Soto del Barco. | I. G.

El kiwi es una de las frutas protagonistas de las importaciones en España, con la demanda desatada. En este mercado destacan empresas como la de Juan Cimas, responsable de Kiwis La Isla, de Soto del Barco, que ya ultima los preparativos para la campaña de recogida, que comenzará en noviembre. Las expectativas, dice, son buenas: "La temporada se presenta muy bien, mejor que la del año pasado, que fue regular, tal vez por la resaca del covid, y hay buena cosecha. Solo espero que no se dé ningún efecto meteorológico adverso en las próximas semanas, antes de la recogida".

Con todo a favor, Cimas descarta exportar esta fruta que ha pasado de exótica a habitual en la mayoría de fruteros del país. "El mercado nacional absorbe lo que se produce", afirma el empresario. En España se consumen aproximadamente 80.000 toneladas de kiwi al año y se producen 27.300 toneladas, de acuerdo a los datos recogidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación correspondientes a 2021.

Para este año, los responsables de la plantación sotobarquense de la isla del Arcubín tienen entre sus metas superar las 650 toneladas para abastecer a mercados de todo el país. "Hoy (por ayer) estoy en Fruit Attraction (la gran cita del sector hortofrutícola en Ifema, en Madrid) para tratar y cerrar acuerdos con proveedores y clientes", avanzó Juan Cimas, quien considera que la ubicación de su plantación le da ciertas ventajas: "A nosotros el calor de este verano no nos afectó negativamente, ya que al estar muy cerca del mar Cantábrico se suavizan las temperaturas. Y la sequía tampoco gracias al río Nalón".

¿El principal escollo a día de hoy? Cimas no duda: "No encontramos a trabajadores, así de sencillo. Ni extranjeros ni nacionales. En este aspecto vamos a tener algún problema por falta de mano de obra", señala. Según sus cálculos, para trabajar en la isla del Arcubín se precisan unas treinta personas. La campaña se extenderá hasta finales de diciembre o principios de enero, según la fecha exacta de inicio.

Luego, Cimas seguirá haciendo su labor como en los últimos años, porque desde 2019, reconoce, están pendientes de un permiso de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA) para construir en Soto del Barco una nave de 3.000 metros cuadrados que supondrá una inversión superior a los 400.000 euros. El objetivo de este plan es reunificar todo el proceso del kiwi, ahora dividido entre la isla del Arcubín, en Soto, donde están las plantaciones y Corvera, que cuenta con los almacenes centrales.

El sector hortícola, preocupado por la subida del IPC

Las empresas productoras y comercializadoras de frutas y hortalizas acuden a la feria sectorial Fruit Attraction, que se celebra en Madrid, con la preocupación por el efecto que el alza del IPC de alimentación siga teniendo en sus negocios, que ya han visto caer el consumo de estos productos. En general, el sector achaca esa inflación a la subida de costes en la cadena alimentaria y a las cosechas cortas. Hay estadísticas de consumo de frutas y verduras en Europa que apuntan a una caída superior al 10 % en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2021.

Compartir el artículo

stats